25 de abril de 2018
25.04.2018

El "Asturias, Patria Querida" de "La Voz" de Australia, "un bombazo que nos pone en el mapa"

Cantantes y músicos asturianos dan más valor a lo emocional que a lo técnico en la versión del himno que interpretó Oskar Proy

25.04.2018 | 14:17
Oskar Proy, durante su actuación en "La Voz" de Australia.

Unos destacan su valentía -en el escenario, con la sola ayuda de una guitarra y con una canción tradicional en castellano-. Otros le dan valor anecdótico, y hay quien hace hincapié en la publicidad para Asturias que llegó en apenas dos minutos de la mano y las cuerdas vocales de un joven australiano de 18 años, Oskar Proy, que se ha convertido en un fenómeno viral a gran escala..., y no sólo en el Principado.

Folcloristas, cantantes y músicos dieron ayer su opinión sobre la particular versión del "Asturias, Patria Querida" cantada por Proy en el programa "The Voice" de Australia y que generó entusiasmo entre el jurado y el público asistente a la gala televisiva, que en Australia está emitida por el canal 9, de Sidney.

Chus Pedro ("Nuberu") confiesa que le ilusionó el vídeo del joven Proy y su himno asturiano. Hay ingredientes emocionales en esa ilusión de uno de los grandes referentes del folclore astur.

"Tuve un hermano y una hermana que eran más de veinte años mayores que yo. Mi hermano Pepín se marchó a Australia cuando yo era un niño. Se casó, tuvo dos hijos, Carlos y Cristina, que por un problema congénito de salud se murieron. Me queda una cuñada, madrileña, ya muy mayor, y quizá todo esto contribuyó a la emoción".

La versión del "Asturias, Patria Querida" del australiano demuestra para Chus Pedro que "la música ye un lenguaje universal, que puede lograr que un himno pueda convertirse en una canción de autor".

El tenor Joaquín Pixán es mucho más crítico. "Me quedo solamente en la cuestión emocional, la abuela, la idea de la emigración... Más allá de eso, de la pura anécdota, yo creo que vivimos unos tiempos en los que se validan cosas que en condiciones normales pasarían inadvertidas en otras épocas".

Ahora mandan las redes sociales, "que tienden a valorar lo fácil". Pixán dice que "la grabación me la enseñó por la mañana mi mujer y ella estaba hasta entusiasmada. Bueno, yo creo que la decepcioné un poco con mi reacción".

El gaitero Bras Rodrigo se queda con la voz de Oskar Proy. "A mí me parece que canta muy bien y la canción que presentó al concurso me parece emotiva, guapísima. El himno asturiano, sea cual sea su versión, es una canción que llega a la gente".


Él -dice- lo pudo comprobar en muchas de sus actuaciones fuera de Asturias y fuera de España. "Es verdad que el sentimiento de asturianía se multiplica por diez mil cuando estamos lejos de esta tierra, pero también he comprobado que muchas personas que no tienen relación directa con Asturias me reconocieron que el "Asturias, Patria Querida" les pone los pelos como escarpias".

Juan Carlos González es el director del Concurso y Muestra de Folclore "Ciudad de Oviedo".

"Está claro que es una versión que se sale por completo de lo tradicional. No soy un purista, pero tampoco me gusta mucho que se modifique de esa forma nuestro himno".

Pero reconoce que "como anécdota no lo veo mal en absoluto", y que el chaval, australiano con antecedentes familiares en Asturias, logró su propósito que era pasar ronda. Lo que quizá no podía suponer era la repercusión que su "Asturias, Patria Querida" ha tenido en las redes. Como muestra, un botón: todas las personas que forman parte de esta información, a las que LA NUEVA ESPAÑA llamó para preguntarles su opinión, habían visto y escuchado a Oskar Proy.

Luis Estrada ("Cuarteto Torner") valora "la voz del chaval" y reflexiona sobre la fuerza que puede tener un himno como el de Asturias. "A nosotros nos gusta, nos emociona, pero encontramos que a otras personas les pasa lo mismo". Supone Estrada que el "Asturias, Patria Querida" se lo habrá escuchado alguna vez Oskar a su abuela asturiana. "Eligió algo sin sospechar la repercusión internacional que iba a tener", aunque esa repercusión está siendo mucho más intensa en España -y qué decir de Asturias- que en la propia Australia.

La cantante de tonada Mary Luz Cristóbal cree que "un himno no es para un concurso, pero como propaganda para Asturias la repercusión es una bomba".

Mary Luz, una de las grandes referencias de la canción asturiana, ironiza con la versión reducida del himno asturiano que presentó Oskar Proy (apenas dos minutos): "Se comió una parte y podría habérsela trabajado mejor, pero miles y miles de personas al otro lado del mundo se preguntaron dónde quedaba esa tierra que se llama Asturias".

El músico y folclorista Héctor Braga cree que "todo lo que contribuya a hacer más popular nuestra canción me parece muy bien. Nos pone en el mapa. En la actuación de Proy hay más emoción que técnica, pero eso importa menos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook