02 de mayo de 2018
02.05.2018

Los peligrosos efectos del tejo, el árbol venenoso de los dioses y de la muerte

La especie, muy presente junto a templos religiosos, contiene una sustancia tóxica llamada taxina, utilizada en suicidios durante la invasión romana

03.05.2018 | 13:53
Hojas de tejo en Asturias.

La joven letona hallada muerta el pasado lunes en una casa de la aldea semiabandonada de Eros, en Quirós, falleció tras ingerir hojas de tejo. No está claro si la joven pretendía quitarse la vida o si se trató de una ingesta accidental. Megijas Bogdanovica, de 20 años, estudiaba Medicina en la Universidad Stradins de Riga, la capital letona. Llevaba unas pocas semanas en el concejo quirosano, y unos meses en España.

Habitualmente conocido por su presencia en torno a templos religiosos, el tejo es una especie vegetal con presencia en todas sus partes, salvo en la parte carnosa que recubre sus semillas, de un sustancia tóxica altamente peligrosa llamada taxina. Actualmente sus efectos negativos son poco conocidos, peor en otras épocas como la de la invasión de los romanos al norte de la península era frecuentemente utilizada por los soldados para suicidarse.

Tipo de intoxicaciones

Generalmente las intoxicaciones por consumo de tejo conocidas suelen afectar dos perfiles. Por una parte, niños pequeños que ingieren las bayas, inconscientes de los efectos, y por personas que voluntariamente comen hojas para provocarse la muerte, como ocurrió en las conocidas como Guerras de Las Galias.

Síntomas por la ingesta

Los primeros efectos por el consumo de este tipo de sustancias suelen ser las náuseas, que luego dan paso a somnolencia y posibles estados de coma mediante la caída de la presión sanguínea y la debilitación del pulso. Las arritmias cardiacas y la rápida degradación del estado clínico son los siguientes pasos, paradas respiratorias incluidas suelen preceder a la muerte ene este caso de intoxicaciones. Si el consumo no es muy grande y se toman medidas rápidas la recuperación es posible.

Tratamientos

Las recomendaciones en caso de intoxicación por consumo de alguna parte del tejo son provocar el vómito y la administración de carbono activo en caso de pequeñas ingestas. En casos de grandes cantidades, la primera recomendación es ser tratado por personal sanitario.

Envenenamiento animal

El tejo no sólo resulta tóxico para los humanos, sino que también es habitual que afecte a animales. La cantidad ingerida para morir varía dependiendo de la especie. Algunos estudios sitúan en unos 200 gramos la cantidad mortal para especies como los caballos.

Simbología divina

A pesar de su capacidad para producir la muerte, el tejo no es un árbol mal visto en la sociedad, sino al contrario. Desde tiempos inmemoriales ha tenido una vinculación estrecha en los cultos anteriores al cristianismo y es esta faceta la que llevó a su plantación en los campos de muchas iglesias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook