Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La doctrina del Supremo propicia que médicos del HUCA sigan hasta más de los 70

La jurisprudencia beneficia a un puñado de laborales que provienen del Hospital General

Que la normativa laboral de los médicos tiene una complejidad casi inabarcable, era algo conocido desde hace mucho tiempo. Lo que casi nadie imaginaba era que el rompecabezas aún pudiera complicarse más. El equipo directivo del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se ha enterado hace pocas semanas de ello: un pequeño grupo de médicos del complejo sanitario ovetense tendrá la posibilidad, si ésa es su voluntad, de continuar en activo no ya hasta los 70 años, como venía siendo usual hasta ahora, sino incluso hasta una edad más avanzada.

Se trata de un puñado de facultativos que en su día pertenecieron a la plantilla del Hospital General de Asturias y que tienen la condición de laborales, y no de estatutarios, como sucede con la mayoría de los trabajadores del sistema sanitario público. Sobre estos médicos incide una jurisprudencia establecida por el Tribunal Supremo que limita el alcance de los convenios colectivos sobre determinadas condiciones de trabajo, como la jubilación forzosa por razón de edad del personal laboral en el ámbito de las administraciones públicas.

Brecha con otros colegas

Si estos médicos optaran por prorrogar su vida laboral en la sanidad pública, se establecería una brecha de más de cinco años en el servicio activo entre ellos y los que en los últimos nueve años han sido obligados a retirarse con 65 años. Como se ha explicado en esta misma página, es habitual que los médicos -debido a que su salario suele ser mucho más elevado que la pensión máxima de jubilación- quieran apurar su permanencia en el servicio activo hasta donde la ley les autoriza.

Otra cosa es que incluso quieran continuar en su puesto más allá de los 70 años, algo que no consta que haya sucedido en el HUCA hasta la fecha. Sin embargo, algunas fuentes apuntan que la primera excepción podría ser Ramón Abascal, jefe del servicio de Urología del hospital ovetense.

Compartir el artículo

stats