Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad ofrecerá a los médicos hacer horas extra para consultas, no para operar

Del Busto autoriza el trabajo adicional en las tardes ante su "preocupación" por el aumento de las esperas en verano

Las horas extraordinarias que Sanidad ofrecerá hacer a los médicos de la red pública asturiana a lo largo de este verano serán aplicables exclusivamente a la realización de consultas, no a operaciones. Así lo desveló ayer a este periódico el consejero de Sanidad del Principado, Francisco del Busto, quien agregó que "mi principal preocupación es cómo van a estar las listas de espera el 1 de octubre", después del periodo junio-septiembre, en el que el personal sanitario disfruta de sus vacaciones. Con la dificultad añadida de que en determinadas especialidades médicas no hay en el mercado laboral profesionales que puedan cubrir las ausencias de facultativos.

Como ya informó LA NUEVA ESPAÑA en días pasados, el titular de Sanidad ha pedido a los gerentes de las ocho áreas sanitarias que adopten medidas para evitar que las demoras en las primeras consultas se disparen en los meses de verano. En el repertorio de posibles herramientas, el Gobierno regional ha incluido las horas extraordinarias -"peonadas", en el argot sanitario- por vez primera desde que la Consejería las suprimiera en 2012, de la mano del entonces consejero de Sanidad, Faustino Blanco.

Ayer, Del Busto reiteró una tesis que ya sostuvo al tomar posesión, hace casi tres años: que le preocupan más las demoras en las primeras consultas, por lo que conllevan de incertidumbre para el paciente que ignora el diagnóstico del mal que le aqueja, que las de las cirugías.

El anterior titular de Sanidad entendió que el incremento de la jornada laboral de los empleados públicos, implantada por el Ejecutivo central, permitía ahorrarse el coste de las horas extra. Aquella medida, aplicada para atajar la crisis económica, agregaba a cada médico dos horas y media a la semana: las coloquialmente llamadas horas "marianas", por ser iniciativa del Gobierno de Mariano Rajoy.

Han pasado casi seis años. En abril de 2017, la Consejería de Sanidad permitió a los profesionales dejar de hacer las horas marianas por las tardes, y se prolongó la jornada matinal en media hora diaria, pasando mayoritariamente a un horario de ocho a tres y media. Del Busto argumenta que, en la mayor parte de los servicios, esas siete horas y media ya están muy aprovechadas, y que la escasez de especialistas en disciplinas como traumatología o rehabilitación no deja otra opción que recurrir a las horas extraordinarias por las tardes. En los próximos días, los gerentes de las áreas sanitarias deberán comunicar al Servicio de Salud (Sespa) en qué unidades se contratarán módulos de consultas vespertinas para acortar las demoras.

Destitución en Silicosis

Por otra parte, la Consejería de Sanidad ha ejecutado el cese del ingeniero mierense Luis Díaz López como director del Instituto Nacional de Silicosis, en cumplimiento de una sentencia judicial. El Departamento que dirige Francisco del Busto firmó esta resolución el pasado viernes, y ayer fue publicada en el Boletín Oficial del Principado (BOPA).

Compartir el artículo

stats