Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad prevé sacar cien plazas de médico de familia a concurso de traslados este mes

El proceso de movilidad precede a la adjudicación de las 124 plazas de la oposición que ya está en marcha, con 607 candidatos

La Consejería de Sanidad del Principado tiene previsto iniciar, este mes de junio, el concurso de traslados de profesionales de la salud previo a la macrooposición que se desarrollará a lo largo del bienio 2018-19. Según diversas fuentes consultadas por este periódico, el plan de la Administración sanitaria es que el primer capítulo del proceso de movilidad afecte a aproximadamente un centenar de plazas de médicos de familia de la región.

Sanidad abrirá el concurso de traslados con los médicos de familia debido a que en esta especialidad ya ha comenzado el concurso-oposición que adjudicará 124 plazas fijas. El examen se llevó a cabo el pasado 26 de mayo. Si esta disciplina médica es la que abre el fuego es debido a la escasez de profesionales disponibles en las plantillas y en el conjunto del mercado laboral; un déficit que en algunas ocasiones -en particular, durante los veranos- ha provocado faltas de cobertura en determinados centros de salud. En consecuencia, el objetivo de la Administración sanitaria consiste en atraer médicos de otras comunidades autónomas. Al examen del pasado día 26 estaban inscritos 774 médicos, aunque finalmente acudieron a realizar la prueba 607.

La normativa vigente establece que, con anterioridad a un concurso-oposición, es obligatorio sacar a traslados la mitad de las plazas vacantes. De este modo, a los propietarios de plazas se les da la oportunidad de mejorar su posición dentro del mapa de vacantes. Un proceso de esta naturaleza suele generar un desplazamiento de las periferias hacia el centro.

El proceso selectivo de medicina de familia se ha visto salpicado por la polémica debido a que, entre las 124 plazas sacadas a concurso-oposición, las autoridades sanitarias anunciaron -48 horas antes del examen- la inclusión de puestos del Servicio de Atención Continuada (SAC), que aglutina a unos 240 médicos y enfermeros dedicados a atender las urgencias en los centros de salud los festivos y fines de semana.

Esta medida generó quejas de opositores que trabajan como médicos de familia interinos en centros de salud, debido a que consideran poco atractivas las plazas del SAC porque consideran que las condiciones de trabajo son menos atractivas. A su vez, también se quejaron los médicos del SAC -la totalidad de la plantilla es interina en la actualidad- bajo el argumento de que una porción de este colectivo no se había presentado a la oposición porque pensaban que sus plazas no saldrían a concurso.

Compartir el artículo

stats