12 de junio de 2018
12.06.2018

La belleza del Álgebra

Consuelo Martínez, catedrática de la Universidad de Oviedo, recibe en Madrid el premio "Julio Peláez" animando a acercarse a las Matemáticas

12.06.2018 | 01:56
Por la izquierda, Rosa Menéndez, Teodoro Sánchez-Ávila, presidente de la fundación; José Elguero Bertolini, presidente de la Academia de Ciencias Exactas; Emilio Lora-Tamayo, rector de la Universidad Menéndez Pelayo, y Consuelo Martínez.

Referente. Ejemplo. Pionera. Investigadora reputada y excepcional. Fueron algunos de los adjetivos que se escucharon sobre la catedrática de Álgebra de la Universidad de Oviedo, Consuelo Martínez, que recibió ayer en Madrid el III Premio "Julio Peláez a mujeres pioneras de la Física, la Química y las Matemáticas"; que otorga anualmente la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.

"Las matemáticas son muy hermosas, pero para descubrir su belleza hay que acercarse a ellas", dijo parafraseando a Unamuno, tras recibir el diploma y la escultura correspondiente, de la mano de José Elguero Bertolini, presidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Cuatro hombres

La premiada empezó agradeciendo a "cuatro personas, cuatro hombres que han sido determinantes para que yo esté hoy aquí", dijo. El primero fue su padre, "que nos educó en libertad intelectual y me dio las herramientas para tomar mis propias decisiones, y me inculcó el amor a la cultura y a la ciencia". El segundo fue su marido, Santos González, también catedrático de la Universidad de Oviedo y con el que lleva compartiendo más de 40 años de trabajo. "Me ha apoyado siempre de forma incondicional y me lo ha puesto muy fácil, sin hacerme elegir entre mi vida profesional y la personal". El tercero fue su hijo David, "el mejor resultado que Santos y yo hemos conseguido juntos". Y el cuarto, el profesor Efim Zelmanov, medalla Fields -el Nobel de las Matemáticas-, con el que lleva años colaborando estrechamente, y sobre el que dijo que "cada día de trabajo juntos es un premio".

La catedrática gallega destacó que en esta tercera edición se entregara el galardón a las matemáticas: "porque son un puente entre las humanidades y las ciencias, que las debería unir, y que paradójicamente se ha utilizado para separar".

Explicó los principales pasos de su camino laboral como matemática e investigadora, en el que el Álgebra, una de las ramas más antiguas de la ciencia, siempre ha sido la materia central. De hecho, su trabajo doctoral y posdoctoral se centra en la teoría de grupos, sus relaciones con las álgebras no asociativas y sus aplicaciones en física o biología. Consuelo Martínez también desarrolla importantes investigaciones en tecnologías de la información y en ciberseguridad, un campo que se encarga de expandir entre diferentes generaciones gracias a multitud de conferencias y ponencias.

Todo fueron muestras de alabanza, respeto y cariño hacia la premiada en la sede de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Eminencia matemática

El presidente de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán, Teodoro Sánchez-Ávila, la definió como "una eminencia matemática. Una gran persona cuya investigación es cada vez más apreciada". Emilio Lora-Tamayo, rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, subrayó su papel como pionera en el campo de la investigación. Y recalcó que "invitar a las mujeres al festín de la ciencia no es una cuestión de justicia, sino de inteligencia".

Por su parte, la directora del CSIC, primera mujer que ocupa este cargo, la asturiana Rosa Menéndez, defendió la importancia de este galardón y el papel clave que juegan las mujeres en la sociedad, destacando el actual Gobierno, en el que por primera vez el número de ministras supera al de ministros. "Por fin nuestro país se ha puesto a la vanguardia de la paridad de género".

Sobre Martínez dijo que "además de buena compañera, en mi misma universidad, en Oviedo, es amiga. Por eso siento una intensa emoción al verla recoger este premio".

Marta Macho, profesora de Matemáticas de la Universidad del País Vasco, fue la encargada de hacer la laudatio de Consuelo Martínez. "Admiro a Consuelo, que es un espejo en el que muchos y muchas podemos mirarnos", afirmó. Macho insistió en que resumir el trabajo realizado por Martínez era tarea casi imposible, "por el volumen y la relevancia que posee". Pero destacó que en una sociedad en la que muchas niñas y jóvenes abandonan sus deseos de dedicarse a la ciencia por falta de referentes femeninos, "Consuelo es un modelo imprescindible para verse reflejadas".

En el acto se entregaron también los primeros premios del concurso "Viraliza a una Científica". Y, en la modalidad de estudiantes universitarios y ciclo de FP de grado superior, se alzó con el premio una estudiante de la Universidad de Oviedo, Luisa Fernanda Triviño, por un vídeo sobre Inge Lehman, la científica danesa que descubrió cómo estaba formado el núcleo de la tierra. "Muy poca gente la conoce, para mí fue un descubrimiento. Me encantaría seguir sus pasos", afirmó la alumna.

Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación, estuvo presente en el que probablemente será su último acto en el cargo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine