15 de junio de 2018
15.06.2018
Las tensiones en la coalición de izquierdas

IU garantiza por escrito que Asturias podrá celebrar su consulta de confluencia

La dirección autonómica y la federal firman la paz tras aceptar mutuamente sus referéndum: la federación regional ya "no boicoteará" el proceso estatal

15.06.2018 | 02:00
Un instante de la reunión de ayer en la sede regional de IU.

La dirección federal de IU y la versión asturiana de la coalición se dijeron que sí a todo mutuamente y sellaron un pacto de no agresión que deja la contienda atrás a cambio de poner por escrito la disposición de Madrid a permitir que Asturias organice su propio referéndum por la confluencia. Dice el armisticio, firmado ayer en Oviedo, que la cúpula nacional ratifica en un documento su admisión verbal de la consulta regional -cuya veracidad se ponía en duda desde la dirección en el Principado- y que la dirigencia asturiana no se opone al referéndum de ámbito estatal que promueve la federal. Dos votaciones. Una para cada uno. Empate. Dos horas de reunión cara a cara entre las dos delegaciones negociadoras, la de Madrid encabezada por el responsable de Organización de la dirección de Garzón, Ismael González, y la asturiana por su homólogo en Asturias, Alejandro Suárez, hicieron visible la puesta en escena de un pacto de no agresión que sacará las urnas dos veces.

En lo acordado se establece que IU de Asturias "no entorpecerá" la votación nacional que está en marcha por vía telemática y que tendrá el domingo su versión presencial en urna. A cambio, la dirección federal acepta que "independientemente del resultado" de ese referéndum, que en la voz de Ismael González pretende establecer "un marco mínimo" común sobre el modelo de confluencia con Podemos y otras organizaciones -en coalición, con respeto al nombre de IU y bajo la marca "Unidas"...-, Asturias tendrá la última palabra en su espacio de competencia territorial. Esto supone, reza el documento firmado ayer, que IU de Asturias podrá "concretar posteriormente las posibles alianzas y confluencias electorales" en los niveles autonómico y municipal "mediante consultas a la militancia y/o decisiones en los órganos".

Antes de noviembre, las organizaciones territoriales deberán comunicar a Madrid su decisión definitiva. En el referéndum propio de Asturias, por lo demás, serán también sus órganos los que determinen además de la fecha el planteamiento de la pregunta, y respecto a la posibilidad de que se aproveche el proceso para extender la consulta a la cuestión sobre la identidad y la autonomía de la federación, otro elemento de fricción con Madrid que amenaza con reproducirse, Alejandro Suárez aclara que este asunto "ya ha sido planteado" y que "soberanamente IU de Asturias ha decidido mantener su identidad. A partir de ahí, preguntaremos sobre las alianzas políticas, que era el punto de discordancia con la dirección federal y que ha quedado aclarado". Ismael González viajó acompañado por el secretario general del Partido Comunista de España, Enrique Santiago, y el coordinador de la Asamblea Político y Social, José Luis Centella, y acabó llamando a la "autocrítica" por "perder el tiempo" en "debates internos". Así se aplaca la tormenta que agitó y fracturó a la organización durante esta semana que empezó con IU de Asturias negándose a colaborar en la consulta estatal y con la amenaza de Madrid de intervenir la federación asturiana. El acuerdo se firmó por la tarde, pero la tensión del pulso llegó hasta la misma mañana de ayer, cuando el coordinador regional, Ramón Argüelles, aún acusaba a la federal de "arrogarse competencias que creemos que son nuestras".

"No estaba tan claro"

Coreográficamente flanqueado por Alejandro Suárez y su secretario de de Economía y Empleo, Fernando Díaz Rañón, queriendo transmitir unidad haciéndose acompañar por dos de sus competidores en el pasado proceso para renovar el liderazgo de la coalición en el Principado, Argüelles volvió a recelar de la pregunta del referéndum nacional -porque mete en el mismo saco la confluencia en autonómicas, municipales y europeas- y puso en duda la disposición de la dirección federal a permitir la consulta propia. Aunque previamente desde Madrid ya asumían que eso era posible -y que de hecho se estaba haciendo en Galicia y Andalucía-, Argüelles no se fiaba. "No lo tenemos tan claro", decía, "tenemos sospechas de que a lo mejor el día de mañana eso cambia". Por la tarde, "eso" quedó escrito. El coordinador se puso incoluso en un futuro indeseable en el que, dijo, si el pulso llegara al extremo "nos podrán quitar la marca de IU federal, pero Izquierda Xunida somos nosotros". El que sí había quedado "aclarado" antes fue, dijo Suárez, el "malentendido" de los quinientos simpatizantes con los que supuestamente se había hinchado el censo asturiano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine