Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medidas contra las listas de espera

Sanidad iniciará el próximo lunes consultas por las tardes para acortar las esperas

La reanudación, seis años después, de las horas extra afectará a cuatro especialidades: dermatología, traumatología, rehabilitación y oftalmología

Área de consultas externas del HUCA. LNE

Seis años después, los médicos de la sanidad pública asturiana volverán a realizar horas extraordinarias para atender consultas de atención especializada. Las largas esperas en algunas disciplinas han obligado a la Consejería de Sanidad del Principado, de signo socialista, a interrumpir una política implantada en 2012 por otro equipo directivo de signo también socialista. En consecuencia, el próximo lunes se pondrá en marcha el programa de atención de consultas por las tardes. Por el momento, afectará a cuatro especialidades: dermatología, traumatología, rehabilitación y oftalmología, según explicaron ayer a este periódico fuentes de la Administración sanitaria.

Ayer por la tarde, diversos responsables de la Consejería de Sanidad mantuvieron una reunión con los gerentes de las ocho áreas sanitarias. Sobre la mesa, el nuevo programa de "peonadas", denominación coloquial que desde tiempos inmemoriales se aplica a las horas extra en el ámbito sanitario.

La filosofía es la misma que, semanas atrás, puso sobre la mesa el consejero de Sanidad, Francisco del Busto: las decisiones que se adopten no serán generales para toda la red sanitaria, sino muy acotadas en función de las necesidades. "Será algo vivo, ajustado a la situación de cada momento", subrayó el titular de Sanidad que quiere evitar que la situación se le vaya de las manos. El análisis se ha llevado a cabo área por área, hospital por hospital y servicio por servicio.

Los gestores sanitarios centrarán el programa de refuerzo de primeras consultas en aquellas áreas sanitarias en las que hay una mayor lista de espera. Un segundo criterio es hacer énfasis en los centros que menores posibilidades tienen de sustituir a los médicos que se toman sus vacaciones de verano, debido a que en el mercado laboral no hay especialistas disponibles.

No relajar el ritmo

El objetivo último de la medida es, según la Consejería, que las listas de espera no se disparen hasta alejarse de los parámetros de calidad marcados por el Servicio de Salud del Principado (Sespa). Como ejemplo, en el área de Traumatología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) la espera media por una primera consulta se sitúa en 145 días.

Según la experiencia acumulada a lo largo de los años, los programas especiales dirigidos a reducir las demoras corren el riesgo de generar un relajo en el ritmo de trabajo del horario ordinario, que en el caso de los centros sanitarios de la región suele abarcar desde las ocho de la mañana hasta las tres y media de la tarde. Francisco del Busto asegura que, en el momento actual, los rendimientos de las consultas y de los quirófanos en la red sanitaria pública "son difíciles de mejorar". Será el próximo mes de octubre, una vez concluidos los meses de verano, cuando se sepa si la medida ha sido efectiva, y si en algunos servicios debe ser prorrogada en el tiempo.

Como se ha comentado anteriormente, este programa de consultas vespertinas rompe con la praxis de la Consejería de los últimos seis años. Fue en 2012 cuando el anterior consejero de Sanidad, Faustino Blanco, decidió suprimir las horas extra bajo el argumento de que eran innecesarias tras el aumento de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales implantado por el Gobierno central. Ahora, las autoridades sanitarias aducen que no tienen otra alternativa, pues en algunas de esas disciplinas no hay en el mercado laboral especialistas en disposición de ser contratados.

Compartir el artículo

stats