Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad reforzará la vacuna de la gripe ante el aumento de muertes en los últimos años

El comité asesor acuerda concienciar a los mayores de 65 años y que las inmunizaciones del próximo otoño protejan frente a más tipos de virus

Una enfermera aplica la vacuna de la gripe a una paciente. LNE

Las cifras de muertos y afectados graves por la gripe se ha multiplicado en Asturias por dos, e incluso por tres, en los últimos inviernos. En consecuencia, las autoridades sanitarias han decidido reforzar la composición de las vacunas que se aplicarán en la campaña de inmunización de este próximo otoño. Una medida adicional, y que también se considera de primordial relevancia, se centrará en realizar una intensa campaña de concienciación entre la población mayor de 65 años para tratar de aumentar las tasas de vacunación de este colectivo, que en los últimos años han caído de una forma muy acusada.

Éstas son algunas de las medidas adoptadas ayer por el Comité Asesor de Vacunaciones del Principado de Asturias. Tanto los expertos como los responsables de la Consejería de Sanidad se mostraron de acuerdo en que se impone atajar una tendencia que comienzan a considerar peligrosa. En el pasado invierno, la mutación que experimentó el virus de la gripe mermó de forma muy sensible la eficacia de la vacuna hasta dejarla en el 25 por ciento, según diagnosticaron los especialistas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc). Pero incluso en estas condiciones, agregaron, es recomendable la inmunización a los colectivos de personas mayores y enfermos crónicos.

Caída de la efectividad

Pero la intención de la Consejería de Sanidad es reforzar los principios activos de la vacuna, y para ello se adquirirán dosis tetravalentes, que protegen contra dos tipos de virus A y dos tipos de virus B. Hasta ahora se aplicaban de forma mayoritaria vacunas trivalentes, eficaces frente a dos virus A y un virus B.

¿Qué ocurrió el pasado invierno? A juicio de la Semfyc, que se administró la vacuna contra los tipos AH1N1 y AH3N2 y una parte del virus B Victoria, los previstos para la temporada. Sin embargo, a la hora de la verdad predominó el virus B Yamagata, lo que provocó que la vacuna tuviera una efectividad aproximada del 25 por ciento. Las campañas de vacunación que se llevan a cabo cada otoño se iniciaron en Asturias en 1987. Desde hace años, estos programas de inmunización no logran su objetivo de cubrir al 65 por ciento de los mayores de 65 años. Esta caída de la cobertura tiene su origen en la amenaza de pandemia gripal de 2009, cuya incidencia final terminó siendo muy inferior a la anunciada. Entre otras consecuencias, esta desproporción entre lo anunciado y la realidad generó una pérdida de respeto a la gripe por parte de las personas mayores, plasmada en la ya citada y persistente caída de las tasas de vacunación.

Compartir el artículo

stats