01 de julio de 2018
01.07.2018
 

Villa queda ingresado en cardiología y su juicio permanece en el aire

La defensa del exsindicalista valorará el lunes si pide la suspensión de las vistas judiciales

01.07.2018 | 00:32
Villa, a su llegada a los Juzgados, en la segunda sesión del juicio.

El ex secretario general del sindicato SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, fue ayer trasladado a la planta de Cardiología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) después de que la noche del pasado viernes sufriese una crisis compatible con una angina de pecho, según informaron fuentes hospitalarias. El exlíder minero quedó bajo observación en el hospital sin que ayer trascendiera una posible fecha de alta, lo que deja en el aire la continuidad del juicio que se ha celebrado contra él a lo largo de esta semana.

Fernández Villa fue trasladado en una ambulancia uvi móvil a los servicios de Urgencias del HUCA después de que su familia alertase a los servicios de emergencias al comprobar que el exdirigente sindical se encontraba indispuesto.

De inmediato, los servicios sanitarios se trasladaron a su domicilio y realizaron una primera evaluación, en la que concluyeron que lo mejor era trasladarlo al hospital. Una vez en el HUCA y tras las exploraciones pertinentes, los servicios médicos consideraron que el exsindicalista podría sufrir una angina de pecho, por lo que quedó ingresado durante la madrugada en el área de Cardiología del hospital ovetense.

El ingreso hospitalario del exlíder de SOMA se produjo después de celebrarse la tercera jornada del juicio que se sigue contra él acusado de un presunto delito continuado de apropiación indebida de los fondos del sindicato. Villa acudió a las tres primeras sesiones sin presentar dolencia alguna, más allá de un evidente deterioro físico y mental, y asistió a la última jornada del pasado viernes tranquilo, aunque se durmió en algunos momentos en la sala.

Estaba previsto que las vistas por el juicio continuasen el próximo lunes, aunque el hecho de que el principal acusado permanezca ingresado en el hospital arroja serias dudas sobre la continuidad de las sesiones, que podrían quedar aplazadas hasta que Fernández Villa reciba el alta médicos. La defensa del exsindicalista, en manos de la abogada Ana Boto, decidirá el lunes si pide un aplazamiento, según pudo saber este periódico, aunque esa decisión podría tomarse de facto por la jueza María Luisa Barrio. Fuentes jurídicas destacaron que si el juicio prosiguiese sin la presencia del acusado podría incurrirse en una situación de indefensión, ya que podrían ponerse de manifiesto declaraciones que él no tendrá posibilidad de escuchar y ante las que modificar su línea de defensa.

El fiscal pide para Villa una pena de cinco años de cárcel, que la acusación particular del sindicato SOMA eleva a seis.

Precisamente el delicado estado de salud del dirigente sindical ha sido polémico durante la instrucción del caso. Su defensa ha tratado de mantener, sin éxito, que Fernández Villa no se encuentra en las condiciones que le permitan asistir al juicio y declarar. Tras conocerse que Villa había tratado de regularizar 1,4 millones de euros acogiéndose a la amnistía fiscal (razón por la que fue expulsado del PSOE y del SOMA), el sindicato presentó una querella contra su ex secretario general, acusándolo de haberse quedado con casi medio millón de euros de fondos de la organización entre 1989 y 2010.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine