"Lo grave es que un guarda del Principado denuncie irregularidades y que el Principado, en vez de perseguir esas irregularidades, persiga al guarda". Un centenar de personas se reunieron ayer en "La Casa Azul" de Navia para arropar al guarda Xurde Gayol, a quien el Ejecutivo asturiano imputa una falta grave por afirmar públicamente que a algunos de sus compañeros "les gusta el gatillo" y que determinados ganaderos hacen negocio con el pago de daños de los animales salvajes. Fue una jornada en la que el homenajeado recibió "mucho calor humano", según los organizadores, la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel) y "Amigos de Xurde".

Recibió un apoyo "sobrado", dado que el acto se convocó con apenas nueve días de antelación. En el encuentro se emitió el vídeo que ha provocado el expediente, se leyó el pliego de cargos contra el guarda y un informe de la universidad sobre los daños del lobo. Intervinieron algunos compañeros de trabajo de Xurde Gayol y miembros de diferentes asociaciones conservacionistas. Todos ellos calificaron de "expediente político que vulnera la libertad de expresión" el abierto contra Xurde Gayol y se mostraron dispuestos a "no admitir cacicadas" de una consejería a alguno de cuyos dirigentes acusaron de comportarse como un "sátrapa medieval", algo que consideran "intolerable en pleno siglo XXI".

Xurde Gayol puede ser condenado a penas como la suspensión firme de funciones con una duración máxima de tres años, el traslado forzoso con o sin cambio de localidad de residencia por el período que en cada caso se establezca o el demérito en la penalización a efectos de carrera, promoción o movilidad voluntaria, según se recoge en el pliego de cargos. La decisión final sobre la resolución del expediente disciplinario y la imposición de las sanciones que procedan compete al consejero Fernando Lastra.

La instructora reseña que Gayol concedió una entrevista sobre "El lobo en los montes de la cuenca del Navia" vestido con el uniforme de guarda del Medio Rural y puso de relieve hechos que aseguró conocer por su condición de empleado público y que afectan a ganaderos, cazadores, y compañeros de la guardería, así como a la Administración.

Xurde Gayol aseguró en la entrevista: "muchos ganaderos compran potros baratos, los traen y los sueltan con cuatro o cinco meses en las sierras sin su madre o el macho que defiende la manada. El lobo ahí se ceba, pero el negocio es redondo. Compran los potros por 50 euros y aquí pueden alcanzar los 300 o así".

En el vídeo Gayol destaca que el lobo es "un animal conflictivo porque lógicamente no come hierba y mata ganado y también especies cinegéticas. Tiene por un lado a los ganaderos y por otro a los cazadores, que, según ellos, el lobo les mata la caza; la administración tiene mucho miedo a esos grupos de presión: tanto de cazadores como de ganaderos".

Dice más: "una cosa que hace la administración son controles del lobo: siempre hay unos guardas que les gusta el gatillo". Afirma que los ganaderos "sueltan camiones y camiones de ganado en el monte" y lanza una propuesta: "hacer controles porque no se está atacando al verdadero problema y está peligrando una especie".

Los ecologistas salieron desde el primer momento en defensa del guarda y aseguran que las declaraciones fueron hechas "fuera del horario de trabajo", "a título personal" y "en pleno derecho de su libertad de expresión".