Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tumbada una oposición de enfermeros porque el tribunal se excedió al fijar una nota de corte

Las dos opositoras de salud mental que denunciaron el proceso selectivo obtendrán plaza al sumarse su antigüedad y sus méritos

Los miembros del tribunal se extralimitaron en sus atribuciones al decidir de antemano que de los trece enfermeros que realizaron el tercer examen de una oposición de salud mental sólo podían aprobarlo once, para después conceder nueve plazas en la red psiquiátrica del Principado. Así lo han determinado los jueces como respuesta a dos opositoras que habían quedado excluidas debido a esta decisión impugnaron el proceso selectivo. Dos jueces ovetenses de lo Contencioso-Administrativo y la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Asturias les han dado la razón. En consecuencia, el procedimiento deberá retrotraerse al momento de la corrección del tercer y último ejercicio, teniendo en cuenta que los trece candidatos habían superado la prueba y que deben computarse la antigüedad y los méritos de los trece.

Se da por seguro que las dos opositoras que habían quedado fuera -Palma Beltrán García e Inmaculada Gancedo Álvarez- pasarán a estar clasificadas entre los nueve primeros, de modo que obtendrán plaza fija, desplazando así a dos colegas que habían obtenido un puesto.

La gran duda que se plantean los profesionales de enfermería afectados por los fallos judiciales es qué sucederá con los nueve enfermeros que ya están ocupando su plaza fija. Una posibilidad es que se les desposea de la misma, se establezca una nueva clasificación y dos de ellos queden fuera para que entren las dos demandantes. La segunda es que el Servicio de Salud del Principado (Sespa) cree dos nuevas plazas en los servicios de salud mental para acoger a las dos denunciantes sin necesidad de desalojar a ninguno de los que obtuvieron plaza en su día.

Decisión "sorprendente"

"Lo que queremos es que se haga justicia y que no vuelvan a cometerse errores como los que hemos sufrido nosotras", explicaron a este periódico Palma Beltrán e Inmaculada Gancedo, las dos opositoras perjudicadas por una decisión que los jueces han tildado de "sorprendente" y "disconforme a derecho". Según las sentencias, "en ningún apartado de las bases se establecía que se atribuyera al tribunal la facultad de fijar en este ejercicio nota de corte alguna". Entre otras razones, porque la mecánica seguida "desvirtúa" la fase posterior de concurso, en la que se computan los méritos de los opositores.

Inmaculada Gancedo y Palma Beltrán acreditan una larga trayectoria como interinas en los servicios psiquiátricos de la región. Ambas habían aprobado el tercer examen al alcanzar más de la mitad de la puntuación máxima posible. Pero sobre un tope de 50 puntos, el tribunal no situó el aprobado en 25, sino en 33. Con la retroacción de las actuaciones, lo previsible es que Palma Beltrán obtenga el segundo puesto, e Inmaculada Gancedo, en torno al sexto, una vez que se sumen todos los puntos de su currículum.

El concurso-oposición afectado por las sentencias había sido aprobado en 2006 por el Gobierno del Principado. Fue ejecutado por el Instituto de Administración Pública Adolfo Posada una década más tarde. Era la primera oposición en Asturias para enfermeros de salud mental en diecisiete años. Palma Beltrán e Inmaculada Gancedo habían denunciado lo que consideraban una "arbitrariedad" del tribunal calificador en el tercer y último examen del proceso selectivo: acordar de antemano cuántos aspirantes habían de superar la prueba y, en función de ese número, fijar la puntuación de corte, "y no a la inversa, como procedería". "Es imprescindible que los miembros de los tribunales reciban una formación específica para estos cometidos", enfatizan ambas.

Compartir el artículo

stats