Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La invasión de maleza en las carreteras es un riesgo continuo", avisan los ciclistas

La vegetación y la falta de limpieza de las vías obligan a los deportistas a separarse de los arcenes: "Ahora es muy fácil que nos atropellen"

La maleza invade los arcenes y parte de los carriles en la carretera de Las Caldas (Oviedo).

La maleza invade los arcenes y parte de los carriles en la carretera de Las Caldas (Oviedo). LUISMA MURIAS

La falta de cuidado de las carreteras del Principado, con maleza que invade la carretera, supone un grave riesgo para los ciclistas que afrontan un mayor riesgo para ser atropellados, según denuncian profesionales y aficionados a este deporte. El presidente de la Sociedad Cicloturista Asturiana (SCTA), José Ramón Pérez Victorero, declaró que se han limpiado algunas carreteras principales, como la que va desde Pola de Siero hasta Nava, pero existen otras, como la de La Gargantada y el resto de carreteras comarcales en las que la hierba y la maleza invaden los arcenes y parte de la carretera. Asimismo pone como ejemplo que en algunas otras carreteras como las de la zona sierense de Aramil, se corre el riesgo de chocar con las ramas de los árboles. "Si ya corremos peligro en condiciones normales, esto lo está convirtiendo en un riesgo continuo. Todo está abandonado y es muy fácil que nos atropellen", declaró el presidente.

Por otra parte, el ex ciclista profesional Samuel Sánchez, que siempre ha calificado a Asturias como un "paraíso para andar en bicicleta" por su versatilidad y el buen estado de sus carreteras, destacó ayer actualmente hay un exceso de maleza y suciedad en los arcenes. El que fuera oro en los Juegos Olímpicos de Pekín achaca a la meteorología el estado de las carreteras, en concreto por las lluvias primaverales y que se están prolongando a lo largo del verano. Sobre ello se refirió el Iván Díaz Balague, aficionado al mundo del ciclismo: "La vegetación crece, no se corta y eso provoca que invada parte de la calzada. Si esto ocurre en carreteras secundarias, que ya son estrechas de por sí, si les quitas medio metro por cada lado, hace que cobren un tamaño minúsculo".

Todos ellos reivindican una mayor concienciación social y educación en esta materia a través de diferentes campañas o endurecimiento de las leyes. Y resaltaron que estas campañas de poco sirven si no respetan las señales de tráfico ni las normas de circulación, tanto ciclistas como conductores. "Los ciclistas debemos entender que somos los débiles en la carretera", apuntó Samuel Sánchez.

Compartir el artículo

stats