Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tras la cita entre el Principado y el Gobierno

Alarma en la industria ante la "desidia" de Pedro Sánchez con la transición energética

"Denota superficialidad y una clara falta de compromiso con Asturias", se quejan los empresarios | El SOMA ve al Presidente en sintonía con el carbón autóctono y CC OO le pide pasar a los hechos

Javier Fernández y Pedro Sánchez, durante su encuentro del miércoles en la Moncloa.

Javier Fernández y Pedro Sánchez, durante su encuentro del miércoles en la Moncloa. EFE

Las organizaciones patronales asturianas reaccionaron ayer con críticas muy explícitas a la respuesta que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio el miércoles cuando el presidente asturiano, Javier Fernández, le expuso los riesgos para la industria regional de un cierre rápido de las térmicas de carbón como el que está planteando el ejecutivo central. El "tomo nota" de Sánchez ha sido considerado por la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) como una muestra de "desidia" y de "falta de compromiso" de Moncloa hacia la región.

Belarmino Feito, presidente de la patronal y plenamente identificado con las posiciones de Javier Fernández sobre los peligros de la "descarbonización exprés" para la economía asturiana, remarcó ayer que "la industria es un sector estratégico en Asturias y como tal lo defendió Javier Fernández en la reunión con el Presidente del Gobierno, alineado con los planteamientos de los agentes sociales y económicos de la región ante los planes de la ministra de Transición Ecológica de acelerar la descarbonización. Sin embargo, la respuesta del Presidente, un simple 'tomo nota', resulta preocupante y denota desidia y una clara falta de compromiso del Ejecutivo nacional con la industria asturiana y, por consiguiente, con la región".

Principado, empresas y sindicatos tienen la convicción de que prescindir del uso eléctrico del carbón de forma "apresurada" encarecería la electricidad y comprometería severamente la capacidad de competir de la industria asturiana, con grandes compañías intensivas en consumo energético (Alcoa, Azsa, Arcelor, Tudela Veguín, Du Pont...) y muchas pymes en sectores, como el metal, donde la factura eléctrica tiene un peso muy relevante en la estructura de costes.

Guillermo Ulacia, presidente de la patronal Femetal, fijó así la posición de la principal industria del Principado: "Las palabras del presidente del Gobierno demuestran una gran superficialidad y una falta de compromiso para que el sector industrial siga siendo estratégico en la estructura económica de Asturias y España".

El presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño, también miembro de la junta directiva de Femetal, se alineó con Feito y Ulacia: "Un tema de la importancia del proceso de transición energética y sus efectos sobre un sector estratégico como la industria asturiana no cabe despacharlo con posturas que no son acordes con la gravedad del problema".

Los sindicatos mineros, mientras tanto, recibieron con cierta prudencia la declaración de intenciones de Pedro Sánchez a favor de negociar en Europa una flexibilización de la devolución de las ayudas que difiera el cierre previsto para este año. Desde el SOMA-FITAG-UGT se entiende que la opción de que las minas sigan abiertas va en su misma línea de pensamiento, si bien insisten en que la transición hacia un nuevo modelo de generación eléctrica debe ser "justa". Los responsables de CC OO de Industria lamentan la tibieza de la respuesta de Sánchez sobre el futuro de las térmicas y le instan a demostrar sus compromisos con la minería en la reunión que el próximo lunes se celebrará en Madrid entre los dirigentes del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y los sindicatos.

Compartir el artículo

stats