Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Apuntes De Mecánica Política

Casado diluye el divorcio del PP

Mercedes Fernández sale airosa del terremoto por la sucesión de Rajoy y aún es la principal opción para ser candidata autonómica, pero asume una necesaria renovación que entierre las rencillas de los populares asturianos

Casado diluye el divorcio del PP

Casado diluye el divorcio del PP

El liderazgo de Pablo Casado en el Partido Popular ha diluido a pasos agigantados el divorcio que existía entre los populares asturianos, acostumbrados a mirarse de reojo y con una lucha de poder soterrada de cara a las candidaturas de las próximas elecciones autonómicas y municipales. Ahora reina Casado: ya no se vislumbran "cospedalistas" ni "sorayistas". Los primeros están agazapados, haciendo valer sus intereses y objetivos gracias a la mediación de la exministra de Defensa, Dolores de Cospedal, que ha aupado sobre sus hombros al actual presidente del PP. Los segundos, los de la exvicepresidenta, están en huida. El anuncio del exministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que fue valedor de Soraya Sáenz de Santamaría, de que abandona la política evidencia que en el nuevo PP sólo cabe la integración o la nada. "No admitiré corrientes internas", ha advertido Casado.

Las consecuencias en los populares asturianos de este cambio de ciclo ya son evidentes. Con habilidad, Mercedes Fernández ha conseguido salir bien parada de la sacudida. Pese a que en el último minuto manifestó que su apuesta era Santamaría (argumentando que había sido la segunda más votada en Asturias), la buena relación de la presidenta del PP asturiano con Cospedal acabó siendo determinante. Así, Fernández logró colocar a Luis Venta Cueli en la dirección del partido e incluso contando como "integración" sorayista ya que el secretario general asturiano llegó a estar en esa candidatura.

Sin banderías

Pero resulta muy complicado por ahora hacer una lectura de vencedores y vencidos. Los nuevos tiempos permiten aventurar que todos deberán ceder para cumplir la impronta de Casado: renovación lejos de banderías. Una de cal y otra de arena. Venta Cueli entra en el Ejecutivo, sí, punto para Mercedes Fernández; pero Susana López Ares sale de la dirección del grupo popular en el Congreso. A cambio asciende Mario Arias en el Senado, punto para el PP ovetense de Agustín Iglesias Caunedo.

Aunque la lista autonómica deberá dejar claro ese espíritu de renovación e integración, es probable que Mercedes Fernández tenga una oportunidad más para ser candidata, ya que Casado no quiere sacudir los liderazgos territoriales por el momento. Eso sí, la composición de la lista estará supervisada escuchando a todas las partes. Y el resultado electoral será el examen para decantar un relevo definitivo en el partido.

Mercedes Fernández, a la que no puede negársele la habilidad para entender lo que está pasando, ya ha lanzado el mensaje de renovación. Pero para ello deberá contar con dirigentes del partido que deberán tener su reconocimiento, como la expresidenta de Hunosa, Teresa Mallada.

Sobre la mesa está la tarea añadida de encontrar candidatos en Oviedo, Gijón y Avilés. En Oviedo era sabido que Agustín Iglesias Caunedo no sería candidato (como ya adelantó LA NUEVA ESPAÑA en abril). En Gijón, la vuelta a escena de Mariano Marín (tras ser Delegado del Gobierno) vuelve a llenar de incógnitas quién aspirará a la Alcaldía gijonesa por el PP. En Avilés, hasta ahora estaban sobre la mesa los nombres de Esther Llamazares o el diputado Pedro de Rueda. Quizás sea ese terreno local el más inestable, (es el talón de Aquiles del PP asturiano) bien porque haya que dar salida a diputados para esbozar una nueva lista autonómica, bien porque la capacidad de influencia de algunos actores cambie. El mensaje de la actual dirección nacional es claro: hay que enterrar los hachas de guerra y quien no atienda a la nueva música quedará fuera del baile.

Hay incógnitas que aún no es posible despejar. ¿Cómo afrontará Casado la relación con Foro? Existe una clara vía de intermediación entre el presidente del PP y el secretario general de Foro, Francisco Álvarez-Cascos, a través del presidente gallego Alberto Núñez Feijóo. Pero la rivalidad entre la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, y la presidenta asturiana, Mercedes Fernández, es insalvable. ¿Habrá opción al diálogo?

Compartir el artículo

stats