Las playas asturianas se llenaron ayer, en el quinto día del mes de julio en el que el sol y el calor se conjugaron para poder disfrutar de la arena, que no tanto del mar. Las banderas rojas ondearon hasta en 35 arenales de la costa regional, mientras que en el resto eran amarillas y sólo Bañugues, El Sablón, Luarca y Tazones la tuvieron verde. El tráfico fue denso para ir y para volver, con especial incidencia, como siempre, en Villaviciosa, al confluir los vehículos procedentes de Oviedo y Gijón. A última hora de la tarde se llegaron a registrar hasta tres kilómetros de retención.

Los mayores atascos se registraron en los accesos a algunas de las playas. En las de Verdicio y en Xagó, ambas en el concejo de Gozón, las retenciones llegaron a ser de hasta una hora por la caída de una rama de un árbol sobre un coche, hacia las 14.40 horas. Fueron los propios bañistas quienes lo retiraron, informa Pablo PASCUAL. También hubo la ya clásica caravana para acceder a Xivares.

Las corrientes obligaron a los equipos de salvamento de las playas a restringir el baño, y salvo alguna llamada de atención puntual, no trascendió que hubiera mayores incidencias.

La boya del Puerto de Gijón marcó olas de hasta cinco metros a las 11.00 horas, y de 3,6 a primera hora de la tarde. La del Puerto de Avilés registró de altura significativa 3,4 metros. El periodo de pico -tiempo transcurrido entre una ola y otra- fue de 11 segundos, lo que da idea de las fuertes corrientes que había en el mar.

La subida de temperaturas de estos días ha elevado también el riesgo de incendios, que se sitúa en el nivel 3 (alto) en el Occidente y Suroccidente del Principado, y en el 2 (moderado) en el área central de la región.

En lo que va de este verano tan poco cálido y muy lluvioso, como ya anunció la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el embalse de Barrios de Luna está al 91 por ciento de su capacidad, cuando el promedio de los últimos diez años en esta misma semana es del 56 por ciento. Curiosamente, el pasado mes de noviembre llegó a bajar hasta el 4 por ciento, el registro más bajo de su historia.

El buen tiempo continuará hoy, pero solo hoy. La Agencia Estatal de Meteorología prevé de nuevo lluvias para mañana martes y el miércoles, antes de que se produzca una anunciada ola de calor que afectará al conjunto de la península a partir del jueves.

La ola de calor se producirá como consecuencia de una estabilización de la atmósfera sin corrientes de aire junto con la entrada de una masa de aire procedente del continente africano, también muy cálida.

Si se cumplen las previsiones de la Aemet, la ola comenzará el martes por el suroeste peninsular, se extenderá los días sucesivos al resto del país y se prolongará al menos hasta el domingo.

Los pronósticos para hoy apuntan a que los termómetros llegarán a los 26 grados en Gijón, Cangas del Narcea y Langreo, y 25 en Avilés, Llanes y Oviedo. Para mañana se esperan lluvias y que las temperaturas mínimas se mantengan mientras que pueden descender ligeramente las máximas.

Según la Aemet, el miércoles puede haber lluvias débiles y dispersas en la costa por la mañana, y comenzarán a subir las temperaturas, tanto las mínimas como las máximas. Ese aumento continuará el jueves.

Meteorología advierte del riesgo que suponen las previsiones más allá de tres días, ya que pueden variar, aunque todo apunta a que el calor y el buen tiempo se mantendrán en Asturias durante el próximo fin de semana.