Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las peligrosas corrientes siguen en la costa asturiana, pero empiezan a remitir

Los equipos de salvamento recomiendan a los bañistas que, si se ven arrastrados por el mar, mantengan la calma y naden en paralelo a la orilla

En Carranques, a falta de mar, se aprovecha el prado.

En Carranques, a falta de mar, se aprovecha el prado.

Las corrientes de resaca son las causantes de que más de una treintena de playas asturianas hayan estado cerradas al baño este fin de semana, y muchas de ellas también continúen hoy con bandera roja o con la amarilla pero sólo para refrescarse en zonas muy limitadas.

¿Cómo son esas corrientes? Se forman entre la orilla y la zona donde empiezan a romper las olas. El origen está mar adentro. Incluso a un millar de kilómetros de distancia. Una borrasca provoca que el mar se mueva, produzca ondas y estas se acercan a la costa y producen el oleaje. Cuanto más cerca estén las olas unas de otras, más peligrosa será la corriente. Y aún más si se produce cuando baja la marea. El mar atrapa al bañista, le traga poco a poco y lo empuja cada vez más lejos de la costa.

Si uno se ve en esa situación, los equipos de salvamento dan tres recomendaciones: La primera es mantener la calma y no dejarse llevar por el pánico. La segunda es no nadar hacia la arena, porque no se consigue avanzar pero sí entrar en el agotamiento en cuestión de segundo. Hay que nadar en paralelo a la playa, porque normalmente las resacas son estrechas y en pocos metros es posible salir de ellas.

Y por último, si el bañista se siente cansado es mejor intentar flotar para recuperar el aliento y hacer señas, para poder nadar hacia donde rompen las olas que pueden empujarlo hacia la playa y dar tiempo a los equipos de salvamento a llegar para proceder al rescate.

Las corrientes afectan más o menos según la orientación de la playa. En las que son abiertas al mar, la influencia y el peligro son mucho mayores. Es el caso de arenales como Salinas, Xagó, Verdicio y Bayas. Las más protegidas, como Santa María del Mar, Luanco o La Concha de Artedo suelen tener menos riesgo y es más difícil ver bandera roja.

Compartir el artículo

stats