09 de agosto de 2018
09.08.2018
Feria de Muestras de Asturias (Fidma)

La nueva planta es "indispensable" en la "gran batalla del reciclaje", dice Lastra

El Consejero afirma que serán "firmes" en el cumplimiento del plan de residuos y apela al "compromiso" ciudadano para separar más basura

09.08.2018 | 01:37
El medallista olímpico Saúl Craviotto (tercero por la derecha) no fue el único que ayer se puso el delantal, también lo hicieron, cada uno de un color diferente, la directora general de Innovación, Ana Concejo; el gerente de Cogersa, Santiago Fernández; el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, y el consejero Fernando Lastra. Junto a ellos posan el concejal gijonés David Alonso y la edil ovetense Ana Rivas. En primer término, los hermanos ovetenses Cayetana (5 años) y Óscar Morilla (8 años), que ayer visitaron la exposición del Reino de Asturias del pabellón del Principado en la Feria de Muestras y se sumaron al "photocall".

La nueva planta de clasificación de basura mezclada que el Principado construirá de forma inminente en Serín es "indispensable" para ganar la "gran batalla del reciclaje". Así lo defendió ayer en la Feria Internacional de Muestras el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, que advirtió a sus detractores que serán "firmes" en el "cumplimiento y desarrollo" del Plan Estratégico de Residuos. El socialista cargó contra los que "los cuestionan todo y dicen 'hay que...": "Hay que trabajar en serio, de forma rigurosa y veraz", respondió. El Consejero apeló, en la presentación de una campaña publicitaria protagonizada por Saúl Craviotto, al "compromiso" ciudadano para alcanzar los objetivos de separación de basuras marcados por la Unión Europea.

Fernando Lastra reconoció que Asturias está "lejos" de llegar a reciclar el 50% de sus desechos en 2020 -a día de hoy sólo separamos un 16%-, como exige Bruselas, por lo que "hay que implicarse". "Las administraciones también tenemos responsabilidades", señaló el titular de Medio Ambiente, que prometió "más recursos" para aumentar el número de contenedores repartidos por la región -especialmente el marrón, de basura orgánica- así como de puntos limpios.

Por ahora, los esfuerzos de la Administración regional se centran en "la primera gran campaña de publicidad" del Consorcio para la Gestión de los Residuos Sólidos (Cogersa): "Separar y reciclar. La mejor receta para Asturias". En ella el Principado invertirá este año más de 800.000 euros con el objetivo de "llegar a todos los rincones" de la región. La imagen de la campaña será el piragüista olímpico y ganador de "Masterchef Celebrity", Saúl Craviotto, que ayer participó en el acto de presentación, junto a gran parte del equipo de Medio Ambiente: el viceconsejero de Benigno Fernández Fano, el gerente de Cogersa, Santiago Fernández, la directora general de Prevención y Control Ambiental, Elena Marañón, y la directora general de Calidad Ambiental, Paz Orviz. La previsión de la Consejería es invertir en tres años 2,4 millones en fuertes campañas de sensibilización.

"Necesitamos la implicación de la ciudadanía. Clasificar basura es una obligación personal. Alcanzar los objetivos europeos es conveniente y no sólo por la sostenibilidad ambiental sino también por nuestra calidad de vida y el legado que dejaremos a nuestros hijos", insistió Lastra. El responsable de Medio Ambiente explicó que la campaña tiene como meta "acertar, persuadir y cambiar pensamientos", y está convencido en que la imagen de Saúl Craviotto contribuirá al "éxito".

Combustible sólido

Como recordó ayer el propio Lastra, la comisión delegada de Cogersa acordó el martes iniciar el expediente de contratación de la redacción del proyecto, construcción y puesta en marcha de una planta de reciclaje de la fracción mezclada de basura (la que no se separa en los hogares), con un presupuesto de 64,47 millones de euros y un plazo de ejecución de 60 meses. Esta planta, que absorbe casi la mitad del presupuesto del plan de residuos, se ocupará de separar los desechos no clasificados en los domicilios y de transformar el 30% de la materia orgánica en combustible sólido recuperado (CSR). La basura no aprovechable irá al vertedero, pero ya sin el impacto negativo que supone la materia orgánica. La instalación podrá tratar anualmente 300.000 toneladas de residuos que ahora van directamente al vertedero.

El Consejero contestó así a los críticos con la infraestructura: "La planta de clasificación bruta es un dispositivo indispensable para poder lograr los objetivos del plan de residuos. Hemos aprobado el plan y vamos a ser firmes en su cumplimiento y en su desarrollo. Quien quiera incorporarse para contribuir a la gran batalla del reciclado está con todos los dispositivos a su servicio. Quien realmente considere que tiene que estar cuestionándolo todo y diciendo 'hay que...'. Hay que trabajar, ése es el mensaje. Lo que hay que hacer es trabajar en serio, de forma rigurosa y veraz".

En el basurero de Serín se vierten al año unas 520.000 toneladas. De continuar a este ritmo, reconoce el Gobierno, la saturación del vertedero llegará pronto: en 2020. En total, Asturias genera 626.300 toneladas anuales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook