Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bodas de oro acuñadas en plata

"Es de justicia", dice el personal de Cabueñes a pocas horas de recibir la medalla del Principado en un acto con máximo protagonismo sanitario

Foto de familia del personal de Cabueñes, ayer, en el exterior del hospital.

Foto de familia del personal de Cabueñes, ayer, en el exterior del hospital. ÁNGEL GONZÁLEZ

Nació como hospital materno infantil y, como si de una criatura se tratara, Cabueñes ha alcanzado la madurez en medio siglo de andadura. Mañana el personal del hospital gijonés, referencia del área sanitaria V, acudirá con amplia representación a recoger la medalla de plata del Principado. "Ya era hora", señalaban

"Es el reconocimiento al trabajo de muchos años de esfuerzo por sacar adelante el hospital desde los inicios, desde que empezamos como materno hasta tener en la actualidad servicios como los intensivos neonatales; es de justicia, ya iba siendo hora", reflexionaba ayer en medio del ambiente festivo que estos días se respira en el centro gijonés Andrea Cuesta, supervisora de pediatría. No en vano, la historia de Cabueñes se remonta a la Residencia Sanitaria del doctor Gómez Sabugo, germen del actual complejo hospitalario, que comenzó a funcionar el 7 de agosto de 1968 en un edificio de cuatro plantas con 216 camas y cuatro quirófanos, con los servicios de Obstetricia y Ginecología como los pioneros. Al poco tiempo se le sumaron los de Pediatría, Medicina Interna y Radiología, y en el año 1972 comenzó la construcción del segundo bloque, el de hospitalización, con ocho plantas y capacidad para 400 camas.

La concesión de la medalla de plata "es un broche de gala impresionante a un año lleno de actividades", indicaba por su parte la auxiliar de enfermería Rosa María González, que lleva en Cabueñes desde 1981 y que presume de "haber visto crecer la residencia poco a poco con mucho orgullo" hasta convertirse en lo que es hoy: un centro con una plantilla de 2.455 profesionales que registró en 2017 más de 435.000 consultas externas, superó las 8.000 intervenciones y llevó a cabo más de 7.000 procedimientos sin necesidad de ingreso. Además, atendió a 389 personas en hospitalización a domicilio.

Por todo ello "estamos superorgullosos, la gente está emocionada de que por fin se haya reconocido la labor que se hace aquí, creo que es una distinción muy merecida que llega en un momento muy bueno", aseveraba la enfermera Marga del Valle, también con una larga trayectoria en el centro.

A los cincuenta años del hospital se suma una buena perspectiva en los próximos años con la ampliación del complejo, un proyecto presupuestado en 104 millones de euros que permitirá ganar 119.411 metros cuadrados, el doble del espacio actual, propiciando una mejor atención a los pacientes y el desarrollo de los servicios. Por eso no es de extrañar que alguien ayer apostara por "ir a por la de oro". Todo un reto de futuro.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats