12 de septiembre de 2018
12.09.2018

"Era muy valiente", dicen los compañeros de la joven asesinada en La Caridad

Yésica Menéndez empezó a trabajar como camionera en abril en una empresa de Valladolid, mientras su marido estaba en el paro y con los niños

12.09.2018 | 02:20
Yésica Menéndez, en la foto que compartió en Facebook su compañero García Escudero.

"Era una mujer muy valiente. Una gran trabajadora y buena compañera. Se hizo querer el tiempo que estuvo con nosotros. Esto es terrible". Félix José García Escudero trabaja en la misma empresa de transportes que Yésica Menéndez Fernández, la tercera víctima mortal de violencia machista en Asturias. La mujer, de 29 años, fue acuchillada y degollada por su marido, Abdenego de Souza, de 51, el lunes por la noche en el domicilio familiar de La Caridad (El Franco), mientras sus hijos de 5 y 7 años dormían. El asesino se ahorcó después de cometer el crimen.

La gran ilusión de Yésica Menéndez era convertirse en camionera. Lo consiguió con un enorme esfuerzo, trabajando en todo lo que podía para lograr el dinero que le permitiera sacar el carné que la habilitara. Por fin, el pasado mes de abril entró en una empresa con sede en Valladolid.

"Empezó con nosotros para aprender, para formarse, y fue un descubrimiento. Cubría la línea a Bari, en Italia, y nunca en este tiempo hubo un solo problema. No falló ni una sola vez. Pocas mujeres son tan valientes como ella, porque es muy difícil coger un tráiler y marchar tan lejos, a otro país, con ese entusiasmo y sin cometer fallos", aseguró Félix José García Escudero, que colgó en su página de Facebook una fotografía de su compañera con un crespón negro. "No quiero hablar de su familia. Ella iba a Asturias los fines de semana y cumplía muy bien con su trabajo. Otros que se presentan como grandes profesionales no se podían comparar a ella", añadió.

En términos similares se expresaron las compañeras de trabajo en una empresa de limpieza en la que estuvo desde julio de 2017 hasta que se incorporó a la empresa de transportes. "Era muy buena compañera y muy trabajadora. No le tenía miedo a nada".

"Me demostró que era una persona muy fuerte, con carácter, pero a la vez reservada para lo suyo", aseguró la gerente del negocio, que prefiere no desvelar su identidad. Según esta misma persona, Yésica nunca habló de su vida personal con sus compañeras: "Jamás nos dijo nada". Eso no impidió que la gente que la trataba a diario se diese cuenta de que algo no iba bien. "Se notaba que no estaba contenta con esa pareja, que no era feliz".

Yésica Menéndez tenía claro que quería conducir camiones. Así se lo comunicó a su jefa cuando comenzó a trabajar en la empresa de limpieza. "Nada más llegar me dijo que su ilusión era sacar el carné de camión y trabajar en ello. Es algo que me extrañó en un primer momento, pero lo cierto es que en cuanto tuvo esa oportunidad lo hizo", apuntó. Fue algo inmediato, lograr los permisos y cambiar de trabajo. "Y estaba feliz en eso, la veías disfrutar con los viajes que hacía al extranjero", añadió.

La maestra de los niños

El dolor de los franquinos ante el trágico crimen que ha acabado con la vida de Yésica Menéndez se ha visto muy pronto reflejado a través de las redes sociales. Son muchas las personas, asociaciones, entidades y colectivos de todo tipo los que han querido manifestar este sentimiento en las últimas horas. Especialmente emotivo ha sido el mensaje que una de las maestras del colegio al que acudían los hijos de Menéndez, María Jesús López, ha dedicado a la víctima y a los menores.

A Yésica, López le da las gracias "por luchar día a día" por sus hijos, "por la libertad, por la igualdad, el respeto, la tolerancia y la felicidad, mostrando que, con esfuerzo, tesón y mucho, mucho cariño, todo sale". "Lo intentaste, no te dejaron, pero aunque no lo creas lo conseguiste, porque tus semillas crecerán, lucharán, seguirán tu camino y se harán fuertes y serán felices, porque ya toca", continúa la maestra.

Además, no duda en hablar de los dos niños, de 7 y 5 años, como "dos soles, tan especiales y maravillosos, educados, correctos, cariñosos, con un corazón enorme, con un halo que no sé describir con palabras, que te lleva a quererlos toda la vida". María Jesús López se despide mandando "un superabrazo" a Yésica y a los dos pequeños. "Desde donde estés los guiarás porque el amor de madre nunca, nunca muere", concluyó.

También desde el sector profesional en el que se desenvolvía Yésica Menéndez han llegado mensajes de apoyo. Es el caso de la Asociación Camionero Español, desde la que se expresó que fue "todo un honor" haberla tenida en el colectivo, "sobre todo por haber podido formar parte de lo que fue tu gran ilusión. "Desde hoy serás nuestro miembro de honor, y tu número se conservará y quedará siempre en nuestro corazón", añadieron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído