Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Por motivos religiosos te aplazan una oposición, pero no si tienes quimioterapia"

"Desconcierto" en los sindicatos asturianos al permitir el Principado que se retrase la prueba a un adventista: "Hay que ampliar las excepciones"

Los sindicatos asturianos están desconcertados ante la excepción que se hará en el Principado en un concurso oposición que se celebrará el próximo 24 de noviembre, y en el que a uno de los aspirantes, perteneciente a la Iglesia Adventista del Séptimo Día (por error ayer se afirmó que la excepción se dirigía a un musulmán), se le permitirá hacer el examen una vez "se ponga el sol", respetando así la ley de libertad de culto.

El asombro de las centrales sindicales noi está en que se respete la libertad de culto, sino porque el Principado es después muy estricto a la hora de considerar un caso como de "causa mayor": por ejemplo los que permiten que un opositor pueda solicitar hacer la prueba otro día y que actualmente en Asturias sólo se considera en caso de hospitalización. Borja Llorente, de Comisiones Obreras, asegura: "Siempre que nos hemos sentado a negociar con la Consejería para ampliar los casos que se deberían tener en cuenta para solicitar un aplazamiento del examen de oposición, nos encontramos con un no por respuesta. No puede ser que se respete la libertad de culto y que una persona que está recibiendo quimioterapia, que acaba de tener un hijo o a la que se le ha muerto un familiar tenga que ir sí o sí al examen el día marcado".

Los sindicatos explican que es importante que se respete la libertad de culto, pero que más lo es aún garantizar la igualdad de oportunidades de los aspirantes, que podría quedar en entredicho cuando se ajusta una aprueba a una persona por sus creencias religiosas pero, sin embargo, no se le permite cambiar el día ni la hora cuando está sometida a un tratamiento como es el caso de una quimioterapia.

Gumersindo Rodríguez, presidente de ANPE, explica que "este tipo de casos debería negociarse con los sindicatos, pero el caso es que no se hace". En ANPE también llevan años de lucha solicitando que se amplíen los casos considerados de "causa mayor" para que los opositores que se encuentren en alguna situación de gravedad, recibiendo un tratamiento, acaben de dar a luz o hayan sufrido la muerte de un familiar cercano puedan acogerse a un cambio en la fecha del examen, algo impensable hasta ahora y que en cada convocatoria de oposiciones siempre deja algún damnificado. Explica Llorente que además falta un criterio general desde el Principado que rija la forma de actuar en ciertos casos, que en ocasiones se dejan a expensas de lo que decida el tribunal, que puede ser más o menos sensible con la causa. "Hace años siendo yo miembro de un tribunal nos llegó una chica que acababa de dar a luz, y como éramos un tribunal sensible con la causa solicitamos que pudiese hacer el examen otro día. Fue una decisión unilateral del tribunal".

Compartir el artículo

stats