La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, defendió ayer la legitimidad de las retribuciones que percibió en sus etapas de diputada y senadora por Asturias. En su descargo, frente a las informaciones que difundió ayer un medio digital y que le atribuían un supuesto cobro de 150.000 euros en dietas en concepto de alojamiento pese a disponer de una vivienda en Madrid, Carcedo invocó el reglamento de la cámara y una denuncia por los mismos hechos que fue archivada en 2013. La ministra recuerda que la doctrina del auto con el que el juez despachó aquel proceso -planteado por el colectivo Democracia Real Ya, ligado al 15M, contra 58 diputados- deja claro que conforme a la reglamentación vigente esas dietas no están ligadas al pago del alojamiento, sino que los parlamentarios las perciben, independientemente de que tengan casa propia o no en Madrid, por haber sido elegidos en representación de una circunscripción distinta a la de la capital. Según esta versión, a lo largo de sus años como parlamentaria en el Congreso y el Senado, una trayectoria que inició en 2004 y llegó hasta su reciente nombramiento como Ministra, habría percibido los emolumentos que le corresponden "cumpliendo escrupulosamente el reglamento de las Cortes".

En su última versión, esta "indemnización" que el reglamento del Congreso asigna a los diputados "tiene una cuantía mensual de 1.874,34 euros para los diputados de circunscripciones distintas a Madrid y de 894,66 para los electos por Madrid". La letra dice, sin más condición explícita, que con esta asignación "los parlamentarios deben afrontar los gastos que les origine la actividad de la cámara".