09 de noviembre de 2018
09.11.2018

La norma de esperas sanitarias entra en vigor con retrasos del doble de lo permitido

Luces y sombras en el primer día de aplicación del decreto: cinco meses para una consulta de ojos, y asistencia casi inmediata para digestivo

09.11.2018 | 01:21

Yolanda Ferrero Diéguez estuvo ayer llamando por teléfono al ambulatorio de La Lila, de Oviedo, para saber si podían adelantarle una primera consulta de traumatología. El pasado 3 de octubre, le dieron cita para el 11 de febrero por un problema en el codo: más de cuatro meses. Por segunda vez realizaba esta llamada, pero ahora con mayores expectativas: ayer mismo entraba en vigor el decreto del Principado que limita a 60 días la espera para primeras consultas de traumatología y de otras especialidades.

La realidad ha corroborado lo que este periódico había anticipado semanas atrás: que la Administración sanitaria sea capaz de cumplir su propia norma va a resultar laborioso. Las demoras son particularmente prolongadas en el área sanitaria con cabecera en Oviedo: en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y en el ambulatorio de La Lila, que depende del centro sanitario de La Cadellada, en los que se hace más patente la escasez de médicos para cubrir bajas laborales y jubilaciones.

En su nueva intentona de ayer, Yolanda Ferrero tampoco tuvo éxito: "Me dijeron que no había ningún hueco antes de la fecha que tengo", explicó a este periódico esta ovetense de 43 años. A esa misma hora, Ramona Laguna Redondo, leonesa y residente en Oviedo desde hace medio siglo, salía del ambulatorio quejumbrosa. Para una revisión -no una primera consulta- de oftalmología le han dado cita para el 10 de abril del año que viene.

Higinio Hevia Menéndez, de Grado, recibió una noticia buena y otra mala en el centro sanitario. La buena: se hizo una prueba de cardiología, y le aseguraron que le darán el resultado el próximo lunes. La mala: tiene programada una primera consulta con el oftalmólogo para abril de 2019: cinco meses. "Tengo hipermetropía y astigmatismo, voy a ir directamente a una óptica porque no puedo esperar tanto, es una pasada".

El nuevo decreto fija tres plazos máximos. Por una parte, 60 días (dos meses) para colonoscopias, mamografías, ecografías, tacs y resonancias. También 60 días para consultas de ginecología, oftalmología, traumatología, dermatología, otorrino, neurología, cirugía general, urología, aparato digestivo y cardiología. Y 180 días (seis meses) para intervenciones de cirugía cardiaca (valvular y coronaria), operaciones de cataratas, histerectomías e implantes de prótesis de cadera y rodilla.

Hugo Iglesias Díaz, de Laviana, era la cara alegre de la mañana ovetense. Hace cosa de un mes, acudió al servicio de Digestivo del HUCA por un problema de esófago: "Me dijeron que me enviaban a La Lila a hacer una prueba, porque aquí está la mejor especialista de Asturias". Ayer, en La Lila no estaba esa médica. Le dijeron que le avisarían para una nueva cita, se marchó del ambulatorio y, apenas había salido, le telefonearon para decirle que no hiciese ninguna gestión: que le llamarán en pocos días para que la citada especialista lo atienda en el HUCA. "Simplemente funcionó bien; estamos encantados", señalaron casi al unísono el paciente y su padre, Francisco Iglesias Castañón.

María Álvarez Colado, de 92 años, también de Grado, tiene pendiente una consulta con el urólogo para ver el resultado de una ecografía "por la que estuvo esperando ocho meses", según su hijo. Se la dieron el pasado 2 de octubre, para el 4 de noviembre de 2019. Ayer su hijo estuvo haciendo gestiones en La Lila. "Me dijeron que intentará llamarla este mes o el que viene. Veremos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook