Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Langreo construyó los primeros equipos para las terapias con protones

Felguera Construcciones Mecánicas realizó para empresas de Estados Unidos, Francia y Alemania ocho máquinas de 142 toneladas

En 2007, doce años antes de la llegada de la terapia con protones a España, ya se fabricaban en un taller de Langreo estos innovadores equipos utilizados en la lucha contra el cáncer. Fue en las instalaciones de Felguera Construcciones Mecánicas, filial de Duro Felguera que cesó su actividad a finales de 2014. En total, se construyeron ocho "gantries", los primeros que se hacían en España, que se destinaron a hospitales y centros de investigación de Estados Unidos, Alemania y Francia.

"Recuerdo que eran enormes". A Jorge Roces, fresador retirado del "tallerón" de Barros, no le falla la memoria. Aquellos equipos eran realmente grandes. Cada "gantry" construido en Langreo pesaba 142 toneladas y tenía 8 metros de altura, 6 de ancho y 10 de largo. Estas estructuras mecánicas móviles tienen la capacidad de proporcionar al oncólogo la suficiente flexibilidad para tratar tejidos cancerosos desde el ángulo de incidencia óptimo. El aparato está formado por un sistema guiado por rodillos y un mecanismo rotativo.

"En Barros hacíamos toda la estructura desde cero, por lo que implicaba a mucha gente de campos distintos. Se cortaba la chapa, después se montaba el anillo y finalmente se mecanizaba. Lo único que venía de fuera eran los rodamientos. También se hacían pruebas con los sensores para comprobar la velocidad de movimiento y que estuviera centrado", relata Roces, que añade: "A mí me tocó hacer forros y hacer algunas piezas pequeñas".

Más cerca de la obra de los "gantries" estaba Marcel Suárez, mandrinador también retirado. "Sólo el electroimán central pesaba 60 toneladas; era de hierro puro". Los operarios del taller de Barros se ocuparon de construir la estructura básica del equipo. En destino, se acoplaban a la maquinaria el inyector de protones y los equipos médicos auxiliares. "Unos compañeros y yo tuvimos que viajar a Orsay para revisar uno de los equipos, en el centro de protonterapia de la Universidad de París, porque la empresa francesa encargada de la instalación había tenido problemas para montarlo. Fue algo muy llamativo verlo funcionar en destino".

Pese a la complejidad del "gantry", no fue uno de los trabajos más arduos del "tallerón" de Barros. Entre la primavera de 1998 y el verano de 2001, en Felguera Construcciones Mecánicas se hizo una parte del solenoide compacto de muones (CMS), uno de los núcleos del gran colisionador de hadrones impulsado por el CERN en un túnel de 27 kilómetros de circunferencia, a 100 metros de profundidad, entre Suiza, Francia e Italia. De Barros también salieron otros elementos del gran acelerador de partículas: unos 800 tubos del túnel que recorren los haces de partículas y más de un centenar de intercambiadores destinados a enfriar todo el sistema.

Compartir el artículo

stats