Rebajar el peaje de Huerna un 30 por ciento hasta 2021 y suprimirlo ese año. Es la enmienda a los Presupuestos Generales del Estado que negociará con Podemos con el Gobierno de Pedro Sánchez. La formación morada quiere que las cuentas para este año incluyan una partida para reducir el peaje en un porcentaje similar al aplicado en las autopistas rescatadas por el Estado tras quebrar las adjudicatarias: un 30 por ciento de media, según manifestó el diputado nacional Segundo González. Además, esa partida serviría para encargar una auditoría sobre la concesión.

Podemos quiere conocer la situación de la concesión y si se están cumpliendo todos los compromisos firmados en su día por la adjudicataria. El partido que encabeza Pablo Iglesias aspira a revocar el real decreto que aprobó en 2000 el Gobierno de José María Aznar por el que se amplió el período de pago en la autopista del Huerna desde 2021, cuando estaba previsto inicialmente, hasta 2050. Segundo González asegura que cuando Podemos planteó esta posibilidad, el Gobierno de Pedro Sánchez "no lo vio con malos ojos".

El argumento por el que los sucesivos gobiernos han rechazado la posibilidad de rescatar la autopista del Huerna (AP-66) es el pago millonario que habría que hacer a la adjudicataria. Podemos, a la vista de las memorias y los balances de la adjudicataria, llegó a calcular ese rescate, incluida la responsabilidad patrimonial administrativa, en 795 millones. Pero González estima que la cifra final podría ser "bastante menor". Habría que comprobar, según señaló, las amortizaciones, las inversiones y los beneficios, y si todos ellos cumplen las condiciones incluidas en la prórroga aprobada en 2000. "No sabemos si las condiciones se cumplen y ni siquiera si hay controles por parte del Ministerio", señaló González.

"Hasta donde yo sé, el Ministerio desconoce si existe algún incumplimiento, de ahí que reclamemos una auditoría sobre los costes", señaló el diputado, quien defendió que la supresión del peaje del Huerna acabaría con la "discriminación" que en la actualidad padecen los asturianos, que para viajar a Madrid se ven obligados a pagar los dos peajes más caros de la red estatal de autopistas de pago, los de Guadarrama y el Huerna. Una situación que contrasta con la de otras comunidades autónomas, que tienen "gratis total" el viaje a la capital de España.