28 de enero de 2019
28.01.2019

Así se come en el peor restaurante de Asturias: "Para echar a correr y no parar, queremos que llamen a la Policía"

"Al encargado habría que despedirlo, es un impresentable"

28.01.2019 | 16:02

Las opiniones a través de internet están cada vez más extendidas. No hay ya apenas clientes que acudan a un restaurante o que hagan una reserva para un viernes noche sin mirar en internet qué opinan quienes han estado previamente en el local. El hecho de que cualquiera pueda decir qué le parecieron los platos o el servicio hace que no pocas veces se generen conflictos. En este enlace puedes ver, por ejemplo, cómo contestó hace tiempo la propietaria de una sidrería de Gijón a un cliente que se quejó de su servicio. Y es que en muchas ocasiones los propietario de bares aseguran que detrás de las opiniones (sobre todo de las más polémicas) se esconden personas que no son del todo anónimas: a veces son hasta los encargados de otros bares que "malmeten" contra la competencia.

Pero mirando todas esas opiniones ¿qué es lo que lleva a los clientes a dar una mala valoración? Se podría decir que sobre todo es el servicio. Pero no es lo único. Hace semanas se habló del restaurante peor valorado de España, situado en Cantabria pero ¿qué es lo que dicen los clientes del restaurante más criticado de la región? Pues hay experiencias para todos los gustos. Pero casi todas negativas.

Los clientes destacan la ubicación y las vistas que tiene el local peor la comida, aseguran, no está al nivel. "El servicio es lento la espera entre el primer y el segundo plato fue larga pero entre el segundo y el postre la dilación ya fue importante", asegura uno de los clientes que acudió al bar. No es el más crítico. "Es como para echar a correr y no parar", argumenta otro. "El vino tinto que nos trajeron era como caldo de pollo en invierno", empieza su relato este cliente asegurando que la comunicación entre los camareros era nefasta y que su comanda no llegó hasta que había pasado una hora desde que llegaron. "El encargado se había ido del local y no había dejado la orden de la comida a la cocina.

Cuando llegó la cuenta, eso sí, nos quiso cobrar todo lo que pedimos a pesar de que no lo habíamos consumido todo. Le pedimos al encargado que llamara a la Policía para que levantara acta de todo. "Al encargado habría que despedirlo, es un impresentable", concluye este afectado.

Un tercer cliente también se queja del servicio. "El servicio es pésimo", afirma este cliente haciendo hincapié (de nuevo) en "lo que tardan en servir". El hombre asegura que los pescados estaban "pasados". A este cliente el vino también le llegó tarde "y caliente". Al final la cuenta se la hicieron tres veces "y las tres veces mal". Toda una lista de razones para "no volver nunca más".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook