El área metropolitana no es el proyecto de nadie, ni depende de quién gobierne, ni tiene que ver con la capitalidad de Asturias, no es un órgano político, ni una diputación, es un servicio de gestión integral a los ciudadanos que nos convertiría en la cuarta economía del país”, ha señalado esta mañana Javier Fernández Lanero, secretario general de UGT Asturias, durante una comparecencia en Oviedo junto a Luis Blanco Junquera, secretario de Transportes de UGT Asturias. Los sindicalistas pidieron a Podemos y el PP que no intenten “politizar” el proceso, que consideran para “situar a Asturias en el siglo XXI y en la órbita europea” y “una oportunidad para acceder a proyectos europeos, a recursos económicos que nos permitan desarrollarnos y mejorar calidad de nuestros servicios. No dejemos otra vez a los asturianos tirados, no antepongamos los intereses partidistas a los de Asturias”, añadió Lanero.

Los ugetistas manifestaron su firme apoyo al proyecto metropolitano, que en su opinión no pretende “suplantar” a los ayuntamientos y que se basa en “el consenso, la unanimidad, la cooperación, la colaboración y el respeto a las competencias municipales”. El área metropolitana será una realidad “gobierne quien gobierne a partir de mayo, ir en contra de este proyecto es perjudicar los intereses de Asturias”, resaltó Lanero.

El secretario general de UGT Asturias manifestó también el respaldo del sindicato a la Plataforma Atlántico Noroeste, que defiende la inclusión de Asturias, Galicia y Castilla y León en el corredor ferroviario atlántico. Esa plataforma es un “modelo de entendimiento entre tres comunidades autónomas de distinto signo político”. Lanero indicó que tiene “todo el sentido del mundo” que Asturias esté en el Corredor Atlántico, pues de los 20 millones de toneladas de mercancías que se mueven al año en España, 5 corresponde a Asturias, lo que supone el 20 por ciento del total nacional.

La entrada en el corredor atlántico ayudará a “actualizar y modernizar” el sistema ferroviario asturiano: será “una auténtica línea comercial de comunicación entre en el Noroeste y Europa, lo que implicará crecimiento económico, generará riqueza y empleo”, señaló Lanero. También ayudará a combatir las “debilidades” de la región, como es el “despoblamiento de las zonas rurales; fijará población, y atraerá inversores”, señaló Lanero, quien reclamó “todo el apoyo desde todas las instituciones de Asturias” para la plataforma.

Luis Blanco se refirió a la situación del sistema ferroviario asturiano y su estado tras el último temporal. Desatcó que UGT llevaba “mucho tiempo” advirtiendo de la ausencia de mantenimiento en la red ferroviaria de Asturias y de que esta situación podría “causar estragos, como ha ocurrido”. Lamentó que “un par de días de lluvia” hayan provocado daños tan graves como los cortes en Arobes (Parres) y Cabañaquinta (Aller), donde se han registrado desguarnecidos de vía (el río se “comió” el terrenos que sustentaba al trazado ferroviario). Blanco lamentó que se hayan generado situaciones más propias de ferrocarriles “de la India, y no de España y del siglo XXI”.

El responsable de Transportes de UGT Asturias exigió la inmediata reparación de estos dos cortes de línea, que han de tener “la misma prioridad”. Desatacó que en el caso del corte de Arobes está impidiendo circular más de un millar de toneladas de mercancías diarias: 700 de Arcelor desde Trasona y 400 de Alcoa desde San Ciprián, en Lugo, en ambos casos hasta el País Vasco.

“No puede volver a ocurrir”, clamó Blanco, aunque auguró que si continúa la ausencia de mantenimiento e inversiones “ocurrirá de nuevo”. Los daños provocados por los temporales “no surgen por casualidad, sino “por falta de mantenimiento preventivo adecuado. Hay desinversión y sucede lo que sucede”, añadió.

Blanco considera al ferrocarril “fundamental” para Asturias y para la calidad de vida de los asturianos, más aún “en los tiempos que vivimos en los que se aboga por el respeto al medio ambiente”. Sobre la red de ancho métrico, la más afectada por el temporal, señaló que sí tiene “salvación”, pero requiere atención por parte del Estado: “antes Asturias tenía mucho peso en Feve, era importante; ahora en Renfe no pinta nada”, lamentó el sindicalista.