31 de enero de 2019
31.01.2019

La epidemia de gripe duplica su virulencia en Asturias, con más de 4.000 casos semanales

La infección gana terreno entre los niños y se extiende a los adultos

31.01.2019 | 01:04
La doctora María F. Prada, del Hospital Álvarez-Buylla de Mieres, recibe la vacuna de la gripe.

La gripe sigue creciendo en Asturias. La semana pasada se registraron en la región 440 casos por cada 100.000 habitantes: más de 4.000 afectados en términos absolutos. Esta cifra casi duplica la de 246 por 100.000 de la semana precedente.

En las consultas de los pediatras, la mitad de los niños atendidos, y en algunos casos hasta dos tercios, presentan síntomas gripales. Además, en los últimos días ha aumentado la incidencia de la enfermedad entre la población adulta de la región.

La epidemia continúa avanzando con un mes y medio de retraso con relación a las dos temporadas anteriores. Si se cumplen las predicciones de los expertos, la gripe seguirá aumentando en el Principado hasta mediados de febrero, para ir descendiendo a partir de entonces.

"Estamos viendo gripes y otros cuadros febriles virales sin identificar; al menos, dos tercios del total de las consultas son por gripe", explicó ayer a este periódico la pediatra María Ángeles Ordóñez, de centro de salud de La Corredoria (Oviedo).

Su colega Venancio Martínez, del centro de salud del Llano, en Gijón, expuso un panorama semejante: "De treinta a cuarenta niños atendidos diariamente en una consulta de pediatría, más de veinte son infecciones víricas y aproximadamente la mitad síndromes gripales, la mayoría producidos por los virus de la gripe". Los especialistas añadieron que "también en las familias de estos niños hay ya uno o más casos en adultos".

Ojo con la fiebre

En Avilés sucede algo parecido. "Hay gripe: estamos llegando al momento álgido", indicó el pediatra José Ignacio Pérez Candás, con consulta en el centro de salud de Sabugo. La epidemia, precisó, ocupa estos días buena parte de las jornadas laborales de médicos y enfermeras de pediatría. Los síntomas, indicó el doctor Candás, son los habituales: fiebre alta, malestar general, tos, dolor de músculos... ¿El tratamiento? "Reposo y líquidos. También hay que tratar el malestar, pero no se debe tratar el exceso de fiebre, ya que no es el problema, sino la solución que contribuye a la curación", subrayó.

Las consultas de medicina general de los centros de salud avilesinos también están a rebosar, aunque más por procesos respiratorios que por gripe, que también hay, aunque con menor prevalencia que entre la población pediátrica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook