Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La odisea del fármaco "extranjero"

Tres días de búsqueda en Oviedo de un medicamento para el cáncer que finalmente fue adquirido a otro país | El caso ilustra la dificultad de conseguir las más de 450 medicinas que están en situación de desabastecimiento

Rosa Fernández muestra un envase del Kreon que tomaba su marido y otro del Creon ahora importado del extranjero. LUISMA MURIAS

Rosa Fernández intentó el pasado lunes recoger en la farmacia uno de los medicamentos que toma su marido para combatir el cáncer.

-No lo tenemos. Está en desabastecimiento -le dijo la boticaria.

Jarro de agua fría para esta mujer ovetense, que comenzó entonces una odisea de tres días hasta encontrar un "medicamento extranjero" en un sitio tan lejano como... el mismo Oviedo. Ésta es la película de unos hechos que se reproducen en la búsqueda de muchos otros fármacos. En el momento actual, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ofrece en su web una relación de más de 450 fármacos con dificultades de suministro.

Kreon es el nombre del medicamento que Rosa Fernández buscaba para su marido, que pelea desde hace un año contra un cáncer de páncreas. Está indicado para el tratamiento de la insuficiencia pancreática exocrina.

Desde la farmacia habitual de Rosa Fernández llamaron al laboratorio fabricante: "Si su consulta está relacionada con el Kreon, pulse 1". Entonces supo que toda España sufre desabastecimiento de los fármacos Kreon 25.000 U en sus dos presentaciones, de 50 y 100 cápsulas duras.

Acto seguido, le dijeron que tenía que seguir el cauce de los medicamentos extranjeros. Y le dieron el número de teléfono de un despacho no muy lejano: en la gerencia de atención primaria del área sanitaria de Oviedo, ubicado junto al centro de salud de Pumarín. La solución parecía sencilla, pero el recorrido de la mujer no lo fue tanto.

Breve "flash-back". Los boticarios asturianos habían sido alertados de la escasez de Kreon pocos días antes por la AEMPS y por la Consejería de Sanidad del Principado. ¿Qué sucedió entonces? Responde el Colegio de Farmacéuticos de Asturias: "La Agencia Española de Medicamentos decidió que los pacientes que lo necesitaran, y no lo encontraran en las farmacias, tramitaran su compra como medicamento extranjero".

El ciudadano medio puede preguntarse por qué un determinado fármaco está disponible en otro país y no en España. Una respuesta frecuente es ésta: porque en otros países los precios son mucho más elevados, y a los laboratorios fabricantes les trae mucha más cuenta llevar allí su producción, en detrimento de España, donde los precios son más bajos.

Reanudamos el itinerario de Rosa Fernández. El martes, día 5, ella y su marido se pasaron toda la mañana en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) con el tratamiento rutinario de quimioterapia.

Al día siguiente, llamó al teléfono e inició la búsqueda de un medicamento "extranjero" en el barrio ovetense de Pumarín. La primera respuesta no fue satisfactoria: "Mi marido toma 180 pastillas al mes, y me daban sólo 60. Les expliqué que mi marido está mal, que cada semana tenemos que ir al hospital de día del HUCA, que yo tengo las rodillas fastidiadas y que no puedo ponerme a recorrer este circuito de obstáculos cada diez días".

Su interlocutora, "una señorita muy amable", rebobinó. "Entonces me dijo que acudiera a mi centro de salud y pidiera al médico una receta de papel, porque para esto no sirve la receta electrónica que estábamos usando. Me indicó que escribiera 'Creon', con c, porque viene de Francia, y que fueran envases de 60 cápsulas. También tenía que hacerme un informe de la situación de mi marido". Así lo hizo el médico del centro de salud de La Ería, quien prescribió cinco recetas para dejar cubiertos casi dos meses de tratamiento y evitarle desplazamientos.

Breve inciso. En Asturias, en cada una de las ocho áreas sanitarias hay un servicio de farmacia que gestiona los medicamentos extranjeros para pacientes que vienen derivados de una botica. Se consideran medicamentos extranjeros sujetos a este procedimiento aquéllos que no son comercializados en España. La solicitud debe ir acompañada de un informe del médico que motive la necesidad del tratamiento y especifique la duración estimada del mismo, del número de envases requeridos y del justificante del pago de la aportación correspondiente por el medicamento.

Último capítulo de la odisea de Rosa Fernández. El jueves, día 7, se dirigió al despacho de Pumarín pertrechada de toda la documentación exigida. Entre unas cosas y otras, se tiró tres horas, y sólo recibió dos envases de 60 comprimidos cada uno. "Me dijeron que me hacían un favor, porque sólo reciben 25 unidades de vez en cuando, pidan lo que pidan, y no saben ni que día". Y la protagonista de esta historia se pregunta: "¿Qué pasaría si tuviera este panorama en casa y viviera en Sotres o en Tielve?".

Compartir el artículo

stats