13 de marzo de 2019
13.03.2019

El alto tribunal de Dubái confirma a un padre asturiano la primera custodia compartida

La sentencia permitirá a Borja Brañanova tener una relación más cercana con sus hijos

13.03.2019 | 01:06

"Nos congratulamos de informarle que la última instancia de los tribunales de Dubái ha ratificado la primera custodia compartida concedida por un tribunal islámico en el mundo árabe". Borja Brañanova, el padre asturiano afincado en ese emirato árabe recibió ayer una confirmación largo tiempo esperada: podrá mantener una relación fluida y habitual con sus dos hijos pese al divorcio de su esposa, de nacionalidad sudafricana.

La reclamación de Borja Brañanova acaba de hacer historia y sentar jurisprudencia en el mundo árabe, al lograr el reconocimiento a la primera custodia compartida en Dubái. De no haber conseguido esa custodia compartida, el padre asturiano, que lleva 15 años en ese emirato árabe, habría tenido serias limitaciones para poder ver a sus dos pequeños, Sebastián y Olaya, ya que los contactos se limitarían a encuentros en un centro oficial hasta que fueran mayores de edad.

"Hemos hecho ruido y muchos niños y padres agradecerán esta lucha por sus libertades y derechos", manifestó Brañanova, ingeniero de minas que trabaja en Emiratos Árabes para una multinacional, tras conocer el veredicto del Alto Tribunal de Dubái. La consecución de esta sentencia ha sido laboriosa y compleja. Tres años de litigio, un largo período en el que el padre asturiano ha visto como hasta en tres veces le negaban la autorización para poder viajar con los dos pequeños a España a conocer a su familia mientras que, por el contrario, a la madre la han permitido viajar con los menores a Sudáfrica. En esta larga pelea judicial, Borja Brañanova no escatimó esfuerzos. Puso el pleito en manos de un despacho de abogados especializado en causas relacionadas con la vulneración de Derechos Fundamentales y, en paralelo, se movió para divulgar el caso y buscar el apoyo de las autoridades primero en Asturias y en los ayuntamientos de Lena y Valdés y luego en el Ministerio de Asuntos Exteriores, con toda la diplomacia posible para que las autoridades árabes no interpretaran esos movimientos como una intromisión en su sistema jurídico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído