Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Sánchez concibe Hunosa como "el buque insignia" del nuevo modelo energético

Dos mil personas aplauden en Gijón al líder socialista, que culpó a los gobiernos populares de eludir la descarbonización

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

No uno sino dos mítines tuvo que dar Pedro Sánchez en su visita a Asturias. El salón de actos del recinto ferial de Gijón se quedó pequeño ante las casi 2.000 personas que se acercaron para ver y aplaudir al Presidente del Gobierno, por lo que una parte tuvo que ser alojada en otra sala, donde Sánchez dio un pequeño discurso antes del acto propiamente dicho. Fue allí donde sorprendió citando a un cantante asturiano: "Me quedo con aquella frase de una canción de Víctor Manuel que decía: 'O en España cabemos todos o no cabe ni Dios'".

Y precisamente ese tono, de contraponer una política "inclusiva" a la "España negra del pasado" que, para Sánchez y los suyos, representa la derecha, impregnó todo el mitin. Ya metido en harina de lleno, llegaron las alusiones de Sánchez a Asturias, sin eludir dos grandes problemas que le han estallado a su gobierno: los de la industria electrointensiva, con cierres como el de Alcoa, y el de la transición energética que golpea a las comarcas mineras y a las centrales térmicas. Respecto al primero, Sánchez aseguró que va a "garantizar su futuro" con la aprobación del estatuto de la industria electrointensiva. Algo más se extendió en el asunto de la transición energética impulsada desde el Ministerio de Teresa Ribera. Descargó responsabilidad en la labor de gobiernos anteriores del PP. "Muchas de las urgencias tienen que ver por la falta de planificación y previsión de muchos escenarios que se sabía que iban a ocurrir", aseguró, antes de agregar que "me parece que Hunosa tiene que ser el buque insignia de la transición energética, la vanguardia" y de resaltar las medidas económicas que han planeado para paliar los efectos de la citada transición en las cuencas mineras. "Hemos puesto las bases para que esa transición sea lo más justa posible", afirmó.

Sánchez llamó a la movilización frente a PP, Ciudadanos y Vox. "La derecha hoy tiene más siglas que ideas, no hay ningún matiz. Hay tres partidos pero ningún matiz", recalcó. "Queremos que nos movilicemos todos los que nos consideremos progresistas; pero también seamos generosos, queremos a todos los que quieran una España cabal, llena de sentido común y no que vuelva 40 años atrás".

Una vez más, el Presidente justificó su continua utilización de los reales decretos ante "los trucos" de PP y Ciudadanos para "obstaculizar" la actividad parlamentaria desde la mesa del Congreso. Y defendió que las medidas sociales planteadas por su gobierno -subida del salario mínimo interprofesional, aumento de los permisos de paternidad, ley de eutanasia...- son de "urgente necesidad", condición que requiere el recurso al real decreto. "El problema de la derecha no es el gobierno. Es que no le gustan las medidas sociales", señaló. A lo que añadió una petición: "Que dejen su sectarismo a un lado y dejen que se aprueben" todas las medidas que plantean.

Sánchez, que cree que sin mucha abstención "el PSOE va a ganar por goleada" en las generales del 28 de abril, aseguró que no le preocupa Vox. "No me preocupa tanto la ultraderecha. Ahora resulta que es la novedad, pero ha existido toda la vida. Lo que pasa es que antes votaban al PP y ahora tienen su propio partido. No me preocupa la ultraderecha, no va a ganar. Me preocupan los discursos del PP y Ciudadano", proclamó. Sánchez no se olvidó del feminismo y criticó la postura de PP y Cs respecto a las movilizaciones de la semana pasada: "Reconocemos que el feminismo no es patrimonio de unas siglas, pero después del 8 de marzo ha quedado claro que el antifeminismo sí tiene siglas".

Precisamente ese tema fue uno de los pilares del discurso de Adriana Lastra, vicesecretaria de organización del PSOE. "Feminismo liberal es machismo igual", recalcó. Y ensalzó la trayectoria del PSOE asturiano, incluyendo en su guiño al pasado las políticas de Vicente Álvarez Areces y Javier Fernández. Recordó medidas como el salario social o la red pública de residencias para mayores. "Esto es Asturias. Y todo esto no es casual ni cayó del cielo. Todo esto es política, es socialismo, es Federación Socialista Asturiana, es Vicente Álvarez Areces, es Javier Fernández, es el mejor socialismo", proclamó entre aplausos.

Barbón: "No hay película de Almodóvar que supere lo que pasa en el PP asturiano"

"Casi a diario hablo con Pedro (Sánchez) de Asturias. Somos el gobierno que necesita Asturias. El PP, sin que nadie lo supiera, había enviado a Bruselas un plan de cierre de la minería y Hunosa", manifestó Adriana Lastra durante su intervención, en la que también se dirigió a los manifestantes de Alcoa que protestaban fuera del recinto ferial: "Gracias a que este gobierno en solitario aprobamos un real decreto, Alcoa y las empresas electrointensivas tienen futuro en Asturias y toda España". Y no se olvidó de Vox: "O le plantamos cara a la ultraderecha como sociedad o perderemos todos como personas".

Adrián Barbón, líder del partido en Asturias y candidato al Principado, no dudó en hacer sangre con la batalla interna que vive el PP asturiano. "Ofertamos a Asturias, primero, seriedad, que con la que está cayendo en otros ámbitos de la política ya es mucho. La seriedad de quien da estabilidad política a Asturias. A la derecha, tenemos a unos, por un lado, que se pasan de modernos. Y la modernidad es que cuando haces primarias salen más votos que votantes (en referencia a Ciudadanos). Pero en el otro, lo del PP de Asturias es un auténtico vodevil. Como se guionice lo que está pasando en el PP de Asturias no hay película de Almodóvar que lo supere", señaló. No se olvidó de pedir el voto de "la Asturias progresista", pero también el de "la Asturias moderada". Barbón replicó a todos los que acusan a Sánchez de acercarse a los independentistas catalanes: "El único pacto fue el de la derecha y los independentistas votando en contra de nuestros presupuestos", manifestó, antes de recalcar que "Pedro Sánchez es una realidad". De su gobierno destacó que "ha garantizado el futuro de Hunosa y cumplido con la necesidad de dar estabilidad al precio de energía; el problema de Alcoa no cae del cielo, es del gobierno anterior".

Ana González, candidata a la Alcaldía de Gijón, tiñó su discurso de feminismo y criticó la "contraofensiva de la derecha" contra el gobierno del PSOE. Alabó la gestión hecha sobre el plan de vías y garantizó que "ese convenio por el que clama todo el mundo se firmará antes de las elecciones". Igualmente llamó a que los socialistas "reconquisten" Gijón, atacando duramente los dos mandatos de Foro. "Cascos es como el caballo de Atila, en cuanto pasa por algún lado no crece la hierba. Tenemos que hacer que la hierba crezca en Gijón", sentenció la mujer que encarna la apuesta del PSOE para recuperar el que era uno de sus bastiones.

Cuatro protestas unidas por la visita

La visita de Sánchez unió en el exterior de la Feria de Muestras a cuatro protestas: la de afectados por el cierre de Alcoa, los trabajadores de la central térmica del Narcea, los policías que reclaman la equiparación salarial y pescadores que piden un reparto justo de cuotas. Sánchez no pasó cerca de ellos al acceder al recinto ferial por otra puerta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats