20 de marzo de 2019
20.03.2019

Asturias seguirá con temperaturas propias de la primavera y con escasas lluvias los próximos días

Meteorología prevé una primavera "normal" con tendencia a temperaturas más altas de lo habitual y menos precipitaciones

20.03.2019 | 13:26
Ángel Gómez.

"La predicción estacional para la primavera es muy incierta", ha asegurado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para Asturias, Ángel Gómez, quien señaló que para Asturias se prevé que este trimestre sea "normal" aunque con tendencia, como en el resto de la península, a que el carácter general "sea cálido y con precipitaciones inferiores a lo normal". Pero esto es sólo un boceto.

Sí es más segura la previsión para los próximos días, que indica que las temperaturas seguirán siendo "normales" para la época del año y con precipitaciones ligeramente inferiores a lo habitual. Quizás el miércoles y el jueves de la semana que viene "pueda llover algo", pero nada más. Una situación que se mantendrá en la primera semana de abril.

¿Y para Semana Santa? "Es demasiado pronto para predecirlo, nadie puede asegurar qué ocurrirá porque aún está muy lejana para realizar predicciones meteorológicas", indicó Ángel Gómez.

El delegado de la Aemet para Asturias se refirió también al tiempo de las últimas semanas, indicando que "cuando las borrascas no se suceden, sino que se presentan de manera aislada, no es anómalo que haya intervalos de lluvias con días de sol, como ha venido ocurriendo en las últimas semanas".

Más anómalo fue lo vivido el pasado mes de febrero, con una situación anticiclónica "muy persistente" en la que sólo se registraron lluvias a principios de mes, con la borrasca Elena, y otro día a mediados de mes. Lo mismo que ocurrió entre finales de diciembre y principios de enero. Esto fue lo que provocó que se activaran los protocolos anticontaminación, "al existir malas condiciones de ventilación".

Ángel Gómez también se refirió al hecho de que se pongan nombre a las borrascas, y explicó que se debe a un acuerdo alcanzado entre España, Francia y Portugal a finales de 2017. "Se le da nombre a las borrascas profundas con vientos que dan lugar a los avisos naranja. Responde al hecho de que la población pone más atención cuando asocia esos avisos a un nombre propio, lo que hace que adopten más precauciones y sea más prudente", explicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook