La entidades colaboradoras de adopción internacional serán acreditadas por el Ministerio de Sanidad y podrán desarrollar su actividad en todo el territorio nacional, por lo que las familias podrán elegir libremente el organismo para llevar a cabo un proceso de adopción. El nuevo Reglamento de Adopciones Internacionales, aprobado ayer en el Consejo de Ministros, requiere de las agencias un informe previo de las comunidades autónomas. Una vez acreditadas, tendrán la obligación de remitir periódicamente información sobre sus actividades.

Las administraciones autonómica y estatal compartirán el control del funcionamiento de estos organismos y la ministra de Sanidad, la asturiana María Luisa Carcedo, explica que el reglamento pretende "reducir los tiempos" de tramitación, que son "farragosos" y "largos". Asimismo, "se agilizarán los procedimientos" y "aportará mayor seguridad jurídica" a los menores y familias.