Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de conexiones y la incertidumbre económica y política lastran el turismo

Los empresarios prevén un año "complicado"

La falta de conexiones y la incertidumbre económica y política lastran el turismo

La falta de conexiones y la incertidumbre económica y política lastran el turismo

Los peores presagios de la patronal del turismo en Asturias parecen confirmarse. La incertidumbre económica y política ralentiza la llegada de turistas a la región, especialmente nacionales, principal fuente de ingresos del sector. Pero no sólo eso. Un informe de Exceltur sitúa al Principado en el puesto 11 de 17 en competitividad turística, arrastrada por la mala conectividad -falta de vuelos y de AVE-, en la estructuración de productos turísticos y además no es una prioridad en la agenda política. La situación conlleva ajustar los precios para atraer viajeros, lo que provoca escasos ingresos al sector, lo que repercute también en el empleo y los salarios.

El Principado cerró 2018 con 2.303.942 visitantes y 5.526.359 pernoctaciones. Esto se traduce en un descenso del 1,5 por ciento y del 2,4 por ciento, respectivamente. Los empresarios aseguran que las cifras confirmadas ahora por el Instituto Nacional de Estadística (INE) corrobora sus previsiones: si el año 2017 fue de récord, el 2018 fue el del inicio el retroceso, y el 2019 será "muy complicado", aseguró Fernando Corral, vicepresidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Asturias (OTEA).

La causa, afirman, es el descenso de los turistas nacionales, igual que ha ocurrido en el resto de España. Esto hace prever un 2019 "complicado" en el que habrá que seguir ajustando precios para atraer clientes. En este apartado, el descenso ha sido del 6 por ciento interanual.

"Dependemos fundamentalmente del turismo nacional, y si el bolsillo se resiente, si el ciudadano no tiene claro qué va a ocurrir a medio y largo plazo, se retrae en el consumo", reseñó Fernando Corral.

Otro dato significativo que resalta la patronal OTEA es el desplome del turismo en Oviedo, que cuantifican: en dos años se han perdido 66.000 pernoctaciones. Ocurre lo contrario que en Gijón, donde han aumentado más del 20 por ciento. "La capital del Principado necesita un plan estratégico serio, en el que el turismo de congresos tenga un papel fundamental", afirmó el vicepresidente de la patronal del sector.

Los empresarios aseguran que la solución para fortalecer el sector turístico en Asturias pasa por la conectividad - "el AVE colocó a León en el mapa", afirma Corral-, y por ofrecer productos turísticos atractivos, como el de deporte, o el cultural, por poner algunos ejemplos.

Y los expertos le dan la razón. El último informe de Exceltur no deja lugar a dudas. Asturias se sitúa en la parte media-baja del listado de competitividad turística del país. La accesibilidad y conectividad es uno de los parámetros que se mide y arrastra los datos de la región con un sonoro suspenso. Sólo se sitúan por detrás Galicia y Extremadura. La clave está, según el mismo informe, en la insuficiencia de conexiones aéreas, carencias en los servicios ferroviarios y falta de trenes de alta velocidad.

La puntuación también coloca a Asturias a la cola en la diversificación y estructuración de productos turísticos, donde solo se destaca en positivo el turismo rural.

Exceltur también tiñe de rojo la prioridad del turismo en la agenda política y la gobernanza turística. Destaca como favorable la institucionalización de la cooperación público-privada, pero nada más.

El peor resultado se obtiene en los resultados económicos y sociales, donde el Principado se coloca en el último puesto. La satisfacción del turista que visita el "Paraíso Natural" está entre los primeros puestos del país, pero es un turismo muy estacional.

Compartir el artículo

stats