Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias ha perdido 214 pueblos en este siglo, más de once al año

Más de trescientos asturianos viven solos en sus aldeas y siete de cada diez se concentran en las capitales municipales

Hay 303 asturianos que viven completamente solos. Pero solos del todo, solos en pueblos donde no queda ya nadie más que ellos. En la geografía de la Asturias en peligro de extinción también hay 755 aldeas abandonadas y entre ellas nada menos que 214 que aún tenían vida al comenzar este siglo, lo que quiere decir que Asturias ha dejado por el camino una media de más de once pueblos al año, casi uno al mes desde 2000. La actualización más reciente de los datos de agrupación de los asturianos, de su forma de ocupar el territorio, deja constancia numérica de la conocida tendencia a la concentración urbana y de la notoria agudización que ha experimentado en los últimos años este fenómeno vecino de la crisis del campo y de la hemorragia demográfica asturiana.

No es sólo que más de la mitad de la población -el 55,49 por ciento en la estadística puesta al día en 2018- se apiñe ya en Oviedo, Gijón y Avilés. También que ha subido hasta siete de cada diez el número de asturianos que vive en el ambiente urbano o próximo a lo urbano de las capitales de concejo y que ese promedio, que aún no llegaba a un escaso treinta por ciento en 1950 y que ha engordado en tres puntos porcentuales desde 2001, es la revelación numérica del destino hacia el que se dirige la gran mudanza colectiva guiada por la cada vez más aguda recesión de la Asturias agraria, donde se hace evidente que el vecindario no encuentra alternativas de vida.

Las aldeas perdidas. Según la actualización del nomenclátor de entidades de población, recién divulgada por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei), la cifra de pueblos donde ya no queda nadie ha pasado de 541 en 2000 a los 755 del recuento de 2018. Las poblaciones con un único habitante, 303 en el último recuento, todavía eran 174 en los albores del siglo y . En la distribución por sexos, los censos de pueblos exclusivamente masculinos (281) rebasan con amplitud a los femeninos (156).

Los dieciséis concejos con más pueblos vacíos. Un vistazo al mapa de la Asturias deshabitada revela que hay dieciséis municipios donde más del quince por ciento de sus entidades de población están vacías y que los porcentajes más elevados se concentran en las comarcas mineras con más intensidad que en el oriente y occidente interiores. Además de que las cuencas cobran así su cuota en la crisis de todo lo rural y en la tendencia decreciente de la demografía asturiana, en esta distribución territorial influye muy probablemente también el número total de núcleos, notablemente alto en los concejos mineros.

Lo pequeño y agrario pierde tirón. Mientras sube hasta el setenta por ciento el promedio de los habitantes de la región que escoge para vivir una capital de concejo, mengua de forma sostenida la cifra de los que deciden permanecer en las entidades más pequeñas y de inspiración mayoritariamente agraria. Sólo el 23,3 por ciento de los habitantes de la región vive en poblaciones con menos de mil habitantes. Hace diez años, el porcentaje era del 25.

Una de cada tres parroquias tiene menos de cien vecinos. De las 857 parroquias que organizan territorialmente Asturias en la escala inferior al municipio, ya llegan a una de cada tres las que tienen menos de cien habitantes, pero sólo una, la de San Adrianu, en el concejo de Grado, está completamente deshabitada. Cangas del Narcea, el concejo más extenso del Principado, también es el municipio con más parroquias (54) y Mieres encabeza la lista de los que tienen registradas más entidades singulares de población, 520. En total, en el último registro hay 6.942 núcleos en la región.

La segunda "no capital" más grande. En el otro extremo, el de la Asturias de alta densidad de población del centro más urbano de la región, Asturias tiene en Gijón la segunda ciudad no capital de provincia más habitada de España (con 257.512 habitantes y sólo por detrás de L'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona). Hace años que la hondura de la crisis demográfica asturiana hace decrecer incluso el recuento total de población también en las ciudades, pero la entidad más poblada de la región es en la clasificación general la decimocuarta urbe con más residentes del país y el casco urbano de Oviedo, el segundo de Asturias con 186.321 habitantes en el último dato de Sadei, ocupa el puesto número 27.

Compartir el artículo

stats