Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una semana "fundido" por visitar la ciudad

Las personas con hipersensibilidad química y electromagnética sufren mucho al exponerse a los ambientes cotidianos | Serán atendidos en el HUCA

El gerente del Sespa, José Ramón Riera (de espaldas), con Luis González, Juan Mateos e Isabel González, durante la reunión de ayer.

El gerente del Sespa, José Ramón Riera (de espaldas), con Luis González, Juan Mateos e Isabel González, durante la reunión de ayer. MIKI LÓPEZ

"Después de la visita de hoy [por ayer] a Oviedo necesitaré una semana o diez días para recuperarme". Juan Mateos Medina tiene bastante bien calculada la factura que, en materia de salud, tendrá que abonar por acudir a ayer a la sede del Servicio de Salud del Principado (Sespa) para entrevistarse con el gerente de este organismo, José Ramón Riera. Juan Mateos es el presidente de la Asociación de Enfermos de Síndromes de Sensibilización Central de Asturias (Asessca). Los campos electromagnéticos, las redes wi-fi, los productos químicos, los perfumes, algunos fármacos... son para ellos elementos muy perturbadores, capaces de poner a su organismo contra las cuerdas.

Eso explica la llamativa imagen que ayer se vivió en la sala de reuniones del Sespa. Juan Mateos, Luis González, Isabel González y María Jesús Álvarez -todos ellos cubiertos con una mascarilla- se reunieron con el gerente del Sespa en representación de Asessca y de la Fundación Científica Manuel González. Juan Mateos se ha visto obligado a instalarse en una cabaña de una zona rural sin apenas cobertura telefónica. En una parte de su casa no hay instalación eléctrica.

Del encuentro salieron con un compromiso del gerente del Sespa de explorar la opción de que los afectados por estos síndromes sean atendidos en la unidad de enfermedades raras y neurodegenerativas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA. Asimismo, el Sespa impulsará el diseño de protocolos de atención urgente tanto en centros de salud como en hospitales. "Extrapolando los estudios de prevalencia, en Asturias puede haber cerca de 30.000 afectados por estos trastornos en un grado u otro" explicó Juan Mateos Medina, quien precisó que esta cifra incluye a los pacientes de síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica. El colectivo es muy heterogéneo. "Los factores que afectan a unos apenas hacen mella en otros", indicó Mateos.

Compartir el artículo

stats