Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturianos en México: "Estamos como en casa, no hay rencor a los españoles"

"Es una bomba de humo", opinan los emigrantes sobre la carta en la que López Obrador pide al Rey que se disculpe por la conquista de Cortés

Asturianos en México: "Estamos como en casa, no hay rencor a los españoles"

Asturianos en México: "Estamos como en casa, no hay rencor a los españoles"

Atendiendo a la opinión del presidente del país donde viven deberían pedir perdón por los abusos de una conquista que España protagonizó, a través de Hernán Cortés, hace 500 años. Pero ni entienden que deban hacerlo ni sienten que el pueblo mexicano les guarde rencor por ser españoles. Al contrario, están plenamente integrados en su sociedad. Los asturianos que viven en México creen que el presidente del país azteca, Andrés Manuel López Obrador, ha lanzado "una bomba de humo" para evitar afrontar problemas del país. De esta forma conciben la carta que ha enviado al Rey de España y al Papa Francisco reclamando que se disculpen por la sangre derramada durante la conquista de México.

A López Obrador la jugada le ha salido incluso al revés. Al cangués Javier Puente, algunos mexicanos le han terminado pidiendo perdón por las palabras de Obrador. "Si lo analizo desde un punto de vista de marketing político, necesita pegar un golpe encima de la mesa. Generar una conversación en torno a este tema para ir desgranándolo de cara a 2021, cuando se cumplirán 500 años de la batalla de Tenochtitlan (que supuso la caída del imperio azteca). Entonces, se va a poner la medalla", analiza Puente, que lleva ocho años en México, donde dirige un hotel y preside la Asociación Mexicana de Marketing Hotelero (HSMAI).

"Es pura estrategia política, ellos mismos crean problemas y ellos mismos los solucionan. Una táctica para ocultar otras cosas más que una posición diplomática inamovible", agrega este joven de 32 años natural de Cangas de Onís. "Tratar de retrotraer a 1519 los derechos humanos de 1948 es anacrónico, no tiene sentido", señala sobre quienes tienen una visión hipercrítica de la conquista de México, donde "los asturianos nos sentimos como en casa".

Precisamente en eso hace hincapié Miguel López San Martín, de Naves, que lleva cuatro años al otro lado del charco, donde es socio de una agencia de comunicación digital. "Este presidente no deja de ser populista y está utilizando esto de forma demagógica. Los propios mexicanos están asombrados. Aquí nunca percibimos ningún tipo de problema de rechazo. No es ni una necesidad, ni algo surgido de un movimiento social", aclara con la convicción que le da haber vivido "en varios países" y percibir que "México es donde mejor me han acogido".

Rosana Abella es una mierense de 27 años. Desde hace más de cuatro años trabaja en una productora audiovisual en Ciudad de México. "Esto nos lo tomamos un poco a broma, como casi todas las cosas que dice este señor", adelanta antes de exponer su opinión. "Hay demasiadas cosas a las que no les quieren dar mucha importancia, como que este es uno de los años más violentos; hay secuestros, a mí me llegaron a perseguir por una de las calles más céntricas... Hay demasiadas cosas y prefiere atraer con este tema a una población grande que está sin educar. Es una bomba de humo: juzgar algo de hace quinientos años con visión de 2019 teniendo cosas actuales de las que te tienes que ocupar?", opina Abella, que tampoco ha sufrido animadversión del pueblo mexicano. "Algunos tenían dentro de sí este tema y lo han sacado con esto del presidente. Pero nunca sentí que tuviesen rencor, me voy a pueblitos y no lo hay", señala.

El gijonés César Lorences, de 56 años, está más que integrado en el país azteca, donde lleva siete años. Su pareja es mexicana. Dirige una oficina de una firma tecnológica asturiana. "Entre los mexicanos hay mucha gente que no entiende muy bien esta salida de pata de banco; es algo que no toca porque no existe ese problema. En la convivencia habitual no se percibe que ellos tengan ese sentimiento hacia los españoles", recalca. Lorences explica que López Obrador, que ha supuesto un vuelco en la historia mexicana al romper con el bipartidismo, "es una persona que todos los días a las cinco de la mañana da una conferencia, toda la prensa tiene que estar de madrugón y escuchar, y yo creo que ya no sabe qué contar y sale con esto". Y sentencia: "No existe este problema, la gente lo ve como algo artificial".

Compartir el artículo

stats