Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los nombramientos de síndicos, con tensión hasta el último minuto: Podemos sopesa ir a la Fiscalía

Los diputados de Podemos abandonaron ayer el hemiciclo en protesta por la designación de los tres síndicos, pactada entre PSOE, PP e Izquierda Unida, capaces de sumar la mayoría de tres quintos necesaria para sacar adelante el nombramiento. Los podemistas cerraron la legislatura denunciando una práctica "al más puro estilo de las viejas formas de hacer política", con un acuerdo a tres bandas, "precisamente lo que hemos venido a regenerar".

La Sindicatura de Cuentas es el órgano fiscalizador de la acción del gobierno. Su composición ha sido siempre acordada, y la renovación que tocaba ayer se pactó para permitir el nombramiento de Roberto Fernández Llera (jefe de gabinete de la institución y profesor universitario, a propuesta de los socialistas), Eduardo Rodríguez (profesor universitario y concejal del PP en Oviedo) y Manuel Fueyo, subdirector de uno de los departamentos de la sindicatura, propuesto por IU). Podemos quedó fuera del reparto: "Nuestros candidatos sumaban una experiencia de más de 90 años", dijo en los pasillos el portavoz podemista, Enrique López.

Podemos, además, aseguró que el candidato del PSOE, Fernández Llera, no cumplía los requisitos de años de dedicación a actividades relacionadas con la fiscalización pública y que sopesa denunciar su designación ante los tribunales y fiscalía. Estas dudas desataron el cabreo en el PP, que intentó que el PSOE admitiese como síndico a Agustín Cuervas Mons y los socialistas lo desestimaron alegando su currículum. Como castigo, el PP se abstuvo en la votación para que Fernández Llera fuese síndico mayor, lo que obligó a repetirla. Al no alcanzarse la mayoría de tres quintos en ningún caso, acabó designado por ser el primero de la lista.

Compartir el artículo

stats