Los socialistas redoblaron ayer su mensaje a la movilización del electorado ante la posibilidad de que en las próximas elecciones generales el centro-derecha consiga una mayoría parlamentaria sumando los diputados obtenidos por el Partido Popular, Ciudadanos y la emergente formación extremista Vox. La secretaria de organización de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE), Gimena Llamedo, defendió en términos muy similares a los- que ya ha expresado el líder socialista de Asturias, Adrián Barbón- que haya "un gobierno de derecho" en España y Asturias, representado por los socialistas, "frente a uno de derechas, que no tiene problemas con aliarse con Vox, que promueve la desigualdad y que pretende llevar al país al pasado".

Llamedo participó ayer en el acto de presentación de la candidatura municipal del PSOE en el concejo de Cangas de Onís. En declaraciones ante los medios de comunicación, Llamedo afirmó que la formación socialista es el "único partido que puede dar estabilidad" al Principado y a España.

"Ciudadanos y el Partido Popular no tienen problemas para pactar con la ultraderecha", subrayó Gimena Llamedo en referencia a los acuerdos alcanzados después de las elecciones andaluzas. También cargó contra Vox, partido al que acusó de "favorecer la desigualdad" entre hombres y mujeres.

La secretaria de organización de la FSA pidió además a los ciudadanos del oriente de Asturias que mantengan su confianza en el PSOE, un partido que "conoce muy bien los problemas" de esta zona de la región.

Por último, Llamedo indicó que espera que los asturianos "sigan depositando su confianza en el PSOE" para hacer frente a "una derecha que se ha mostrado muy movilizada, como se ha visto en Andalucía, donde han pactado para hacer cordones sanitarios al PSOE".