Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ser Messi con una sola pierna

Oviedo acoge el primer torneo nacional de fútbol para amputados El asturiano Adrián Castro, mejor jugador de Europa: "No hay nada imposible"

Así juega la selección española de fútbol para amputados

Así juega la selección española de fútbol para amputados

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así juega la selección española de fútbol para amputados Pablo Álvarez

La segunda vida futbolística de Aitor Palomeque comenzó ayer en Oviedo. Tiene once años. En mayo del año pasado, iba en moto con su padre cuando un coche los embistió. Tuvieron que amputarle una pierna. Residente en Jerez de la Frontera (Cádiz), hasta entonces le encantaba el fútbol: jugaba de centrocampista. Y decidió que tener una pierna menos no pondría fin a su incipiente carrera. "Mi sueño es ser futbolista profesional y jugar con Messi", explicó ayer a este periódico en el descanso de uno de los partidos que disputó en la capital del Principado, el primero con gente en sus mismas circunstancias: "Había soñado mucho con este momento", destacó.

La historia de Adrián Castro es distinta. Leonés de nacimiento y residente en La Felguera (Langreo), vino al mundo sin un fémur. Usó una prótesis hasta que tenía trece años. Se hartó de ella. Es el único asturiano que practica fútbol para amputados, y se ve que no lo hace mal: es el capitán de la selección española de esta disciplina y fue declarado el mejor jugador de un torneo europeo disputado en Turquía en 2017. Tiene 25 años, trabaja en un concesionario de coches y tiene esculpida en su cerebro una filosofía muy clara: "Imposible no hay nada. Las limitaciones están en tu cabeza".

18

Así juega la selección española de fútbol para amputados

Es cierto. Para los saltimbanquis que este fin de semana desarrollan en Oviedo una pasión que los arrastra no hay objetivos inalcanzables. Sólo disponen de una pierna, que rentabilizan al máximo. No pueden usar prótesis: sólo muletas sobre las que se propulsan, pero no pueden tocar el balón. Con algunos escorzos impensables, se apoyan en sus dos muletas, corren a un ritmo endiablado y disparan con una potencia asombrosa.

El fútbol para amputados surgió en España en 2014 y tiene un seudónimo con el que quiere hacerse un hueco en el panorama deportivo: One Fútbol. El campo del Hermanos Llana, justo al lado del Carlos Tartiere, acoge ayer y hoy el primer campeonato para amputados que se celebra en Asturias. Aquí están los seleccionadores Christian Rodríguez y Manuel Pacheco, tratando de contagiar la epidemia de la superación. El primero es de Barcelona, trabaja de camarero en un polideportivo y es entrenador de fútbol base. El segundo ejerce como profesor de Educación Física en un instituto de Antequera (Málaga). Por el momento, manejan una base de datos de 30 o 35 jugadores. "Queremos promocionar este deporte, que todo el mundo lo conozca y que haya clubes en toda España", subrayan.

Tres equipos se enfrentaron ayer en un campeonato triangular. Los chicos amputados formaron equipos con chicas del Oviedo Femenino. Hoy se celebrará una jornada inclusiva en la que participarán jugadores del Real Oviedo, del Oviedo Femenino y el Astur Club de Fútbol. El programa, de 10.00 a 12.00 horas de la mañana, estará abierto al público, y habrá muletas para quienes estén interesados en probar en esta disciplina deportiva.

A juicio de la asturiana María Manzaneque, vicepresidenta de la Asociación Nacional de Amputados de España (Andade), el deporte para amputados tiene esa maravillosa virtud que comparte con otras disciplinas atléticas: "Es pura calidad de vida, expulsa los complejos y saca lo mejor de ti mismo".

Compartir el artículo

stats