27 de abril de 2019
27.04.2019

La mujer obligada a parir en el HUCA da a luz con cesárea y baraja ir a los tribunales

"La trataron como a una delincuente", asegura su abogada, quien achaca a la presión que el parto no fuera natural

27.04.2019 | 00:07
Congregados ante el HUCA en protesta por el ingreso forzoso de la mujer embarazada.

La mujer que fue ingresada el miércoles en el HUCA por orden de una jueza para dar a luz podría acabar presentando una demanda por vulneración de sus derechos fundamentales. Así lo anunció ayer su abogada, Francisca Fernández, quien criticó el trato recibido por la mujer -que finalmente dio a luz en la madrugada de ayer-. "Fue tratada como una delincuente" y "ni siquiera se le permitió defenderse". La paciente y su hija permanecen en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en el caso de la madre reponiéndose de la cesárea a la que hubo de ser sometida. Según Fernández, el proceso vivido por su clienta "ha sido muy traumático para toda la familia".

La juez de guardia de Oviedo dictó un auto el miércoles, en virtud del cual la mujer fue llevada a la fuerza al HUCA después de cuestionar que le indujeran el parto. Estaba embarazada de 42 semanas y tres días. La magistrada hizo suyo el argumento de los ginecólogos del complejo sanitario de Oviedo: "Si el parto no se realizara en el hospital existiría 'riesgo de hipoxia fetal y muerte fetal intrauterina'". Quienes apoyaban a la mujer, congregados en torno al colectivo "El Parto es Nuestro", calificaron la medida de "secuestro" e incluso se concentraron con velas ante el hospital.

"Presión" excesiva

El personal que atiende a la mujer en el HUCA ha recibido la orden de mantener un mutismo absoluto y de documentar cada acto para someterlo al criterio de la juez. Sí ha trascendido que la mujer dio a luz en la madrugada de ayer viernes: con cesárea, debido a que el parto no progresaba a causa de una desproporción cefalopélvica. ¿En qué consiste? En que el tamaño del niño es demasiado grande para pasar a través del canal del parto de la madre. Puede ser por dos causas: porque el niño sea excesivamente grande o porque la pelvis de la madre no tenga los diámetros adecuados.

Los especialistas intentaron hasta el último momento que el parto fuera natural. La madre, primeriza, reclamó la anestesia epidural. Estuvo acompañada por la matrona privada que la atendió durante su embarazo. A juicio de algunos especialistas este desenlace evidencia que, en este caso, la única solución era el ingreso de la madre para dar a luz.

Según la abogada Francisca Fernández, la "presión" a la que fue sometida la embarazada en el tramo final de su gestación está relacionada con la necesidad de realizar la cesárea: "En un estado de tensión así no se puede parir. Para dar a luz se necesita tranquilidad y apoyo, y ella ha tenido todo lo contrario".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook