Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un tercio de los padres asturianos eluden solicitar el permiso de paternidad

La licencia, ampliada de 5 a 8 semanas, llegará a cuatro meses en 2021 | Los laboralistas prevén pleitos por los permisos por hijo de los convenios

Un tercio de los padres asturianos eluden solicitar el permiso de paternidad

Un tercio de los padres asturianos eluden solicitar el permiso de paternidad

Un 30 por ciento de los padres no se beneficia del permiso de paternidad, un derecho al que le ha ido costando asentarse en España. Hace unos años, el porcentaje de padres asturianos que no disfrutaban del permiso era aún mayor, cercano al 60 por ciento. Los expertos apuntan a

El permiso se aprobó en 2007. Era de 13 días naturales y ese año se beneficiaron del mismo 2.999 padres, cifra relativamente baja frente a los 7.833 nacimientos de ese periodo. Diez años después dio un gran salto y pasó a ser de cuatro semanas, y en 2018, a cinco. El pasado 1 de abril comenzó a aplicarse un nuevo incremento, de ocho semanas. El año que viene alcanzará las doce, y el proceso de ampliación -o lo que es lo mismo, de equiparación con el permiso de maternidad- culminará en 2021, cuando los permisos sean de cuatro meses, de conformidad con la directiva europea aprobada el pasado 4 de abril, tras diez años de bloqueo.

Cinco días para cuidados

La directiva europea establece diversas medidas. Los trabajadores podrán disfrutar de diez días en las fechas próximas al nacimiento, con una retribución equivalente a la baja por enfermedad. Dos de los cuatro meses de baja son intransferibles, y los otros dos son intercambiables. También establece una compensación adecuada durante el periodo de baja parental, para paliar el descenso de los ingresos familiares que conlleva acogerse a este tipo de permiso. Y los hombres también podrán coger cinco días para cuidados familiares.

El año pasado, con un total de 5.785 nacimientos -la cifra más baja que se recuerda-, 4.054 padres asturianos se beneficiaron de este derecho, generando un gasto a las arcas públicas de casi 7,5 millones de euros. Se trata de la cifra más alta que se ha registrado desde la aprobación del permiso. Supone más del doble del coste registrado en 2014, uno de los años con menos permisos en la región, 3.718. En los tres primeros meses de este año se beneficiaron de los permisos un total de 1.026 asturianos, con un gasto de poco más de dos millones de euros.

Precariedad

El pasado 1 de abril, cuando entró el vigor el nuevo permiso de ocho semanas, algunos de los padres consultados por LA NUEVA ESPAÑA aducían razones económicas para no cogerlo. Unos se justificaban por el hecho de que eran autónomos, otros por estar en paro o tener empleos precarios. Los expertos no creen que ese porcentaje del 30 por ciento sea tanto por el tipo de contrato como por cierta concepción de la división de roles en la pareja. "La sociedad española ha avanzado muchísimo en el tema de la igualdad y la corresponsabilidad, pero venimos de donde venimos. Culturalmente, hay personas que se resisten a ello", opina el abogado laboralista Carlos García Barcala. Habría diferencias además entre sectores, con un mayor porcentaje en el sector servicios, especialmente en las más avanzadas, y menor en las industrias más tradicionales. "Las nuevas generaciones son más receptivas a este tipo de permisos", añade García Barcala.

En opinión de este letrado, que haya un porcentaje importante de padres que no cogen el permiso, "no tiene que ver con el tipo de contrato o las dificultades laborales. No he encontrado una sola empresa que ponga pegas a que sus trabajadores hombres se beneficien de ese derecho. Es un asunto que se desenvuelve en el ámbito familiar. En mi bufete llevamos unos 2.000 juicios al año de empresas de numerosos sectores y sobre el permiso de paternidad no hemos tenido ningún caso. No es algo que genere litigiosidad", señala.

El permiso de paternidad puede traer algún problema legal. Según García Barcala, hay convenios que tienen recogido el antiguo permiso por nacimiento de hijo, que varía entre tres y cinco días. "Hemos tenido ya varias consultas. Habrá trabajadores que reclamen disfrutar de esa antigua licencia, si no al principio, puesto que el permiso de paternidad de ocho semanas se aplica automáticamente, posiblemente al final del mismo. En mi opinión, ese antiguo permiso, aún contemplado en el Estatuto de los Trabajadores, desaparece con el permiso de paternidad, pero habrá que esperar a lo que decidan los tribunales", indica.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats