15 de mayo de 2019
15.05.2019

El dueño de un hotel rural denuncia al pastor Nel Cañedo por las amenazas que vertió en un vídeo viral

La polémica empezó por la crítica que el "youtuber" asturiano hizo al propietario del establecimiento por quejarse por el ruido de unas gallinas

15.05.2019 | 19:25
El dueño de un hotel rural denuncia al pastor Nel Cañedo por las amenazas que vertió en un vídeo viral

Lejos de alejarse, la tormenta aumenta. El dueño del hotel rural que hace días denunció el ruido que hacía un gallinero situado cerca de su establecimiento y que no dejaba dormir a sus clientes ha vuelto a recurrir a la Justicia. En esta ocasión se ha querellado contra Nel Cañedo, el pastor conocido por sus vídeos virales en internet y que lanzó un vídeo en el que criticaba la actitud del hostelero. El vídeo, colgado en Youtube, acumula más de medio millón de visualizaciones.

Durante los cinco minutos que dura el vídeo Cañedo llega a decir que el dueño del hotel que denunció al propietario del gallinero aparecía en una foto en el periódico "con pecho palomo". "Apetecía ir y hundite una pala en el pecho", aseguraba el pastor "youtuber". Esa es una de las frases que ha incorporado en su denuncia el hostelero alegando que eso constituye una amenaza.

Fue el Ayuntamiento de Cangas de Onís el que finalmente obligó a Fernando Villaroel a cerrar el gallinero. Pero el propietario de esta instalación se negó hace días a retirar los animales y solicitar una nueva medición de ruidos para certificar si realmente son sus gallos los que pasan los decibelios impidiendo el descanso de los turistas. Las mediciones por las que se decretó el gallinero fueron desde las 10 de la noche del 5 de febrero de 2019 hasta las ocho de la mañana del día siguiente. No dejaron lugar a dudas. Se registraron 72,4 decibelios.

"No está claro que sean mis animales los que causan el ruido ya que hay más gente que tiene pitas en la zona y gorriones que cantan fuerte", afirmó entonces el afectado (en este enlace tienes todas sus declaraciones). El propietario del hotel ya había solicitado en septiembre de 2018 a la Consejería de Medio Ambiente una medición de ruidos después de que la Policía Local canguesa manifestara que carecía de sonómetro y técnico cualificado para ejecutarla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook