16 de mayo de 2019
16.05.2019

El acusado de traficar con coca en Oviedo: "Era para consumo propio"

La madre del acusado dice que le se gastaba el dinero del alquiler en droga y la defensa pide su absolución porque nadie le vio vendiendo

16.05.2019 | 13:57
El joven acusado de traficar con cocaína.

Lleva diez meses en España y están a punto de expulsarle por traficar con cocaína en Oviedo, concretamente en las inmediaciones de la calle Mon. "La droga era para mí", ha asegurado esta mañana Yandi Alberto B. J., para quien el fiscal pide una condena de tres y años y nueve meses y su expulsión del país en caso de condena. En el juicio celebrado en la sección tercera de la Audiencia Provincia, el joven ha asegurado que la droga acababa de comprarla por 170 euros.

El caso es que nadie vio vender droga al acusado. Los agentes de la Policía que acudieron a la calle Mon en la madrugada del pasado 24 de septiembre, lo hicieron porque al parecer tres individuos habían amenazado con pinchar a otro que llevaba una camiseta del Oviedo. Cuando la patrulla irrumpió en la calle Mon, el joven dominicano estaba a la puerta de un kebab (él asegura que es portero de discoteca). "Se nos quedó mirando y se puso muy nervioso. Mi compañero vio cómo tiraba al suelo algo. Pensamos que era un cuchillo o una navaja, pero al final fue un bote donde había cocaína", indicó uno de los agentes. El chico se puso a sudar "muchísimo". Eso sí, no opuso resistencia alguna. "Decía que era relaciones públicas", añadió el policía. No llevaba documentación, por lo que se le abrió expediente por inmigración ilegal.

La defensa del chico, a cargo del abogado José Manuel Fernández González, adujo que no hay una sola prueba de que vendiera coca. "Si se argumenta que la droga, poco más de cuatro gramos, estaba distribuida en papelinas para su venta, se puede oponer del mismo modo que estaba distribuida en papelinas porque es la única forma en que se vende. Y ningún consumidor compra una sola papelina", indicó el abogado.

La madre del joven, que al parecer trabaja en Suiza, aseguró que el acusado le robaba el dinero que había reservado para el alquiler para comprar droga. "Yo no estaba de acuerdo con que consumiera, pero es su vicio", adujo, dando entender que no podía hacer nada. Una psicóloga forense indicó que el acusado tenía un "consumo perjudicial de cocaína, canábicos y alcohol", pero no estaba enganchado a ninguna de estas sustancias. eso sí, sus capacidades volitivas e intelectivas podrían verse alteradas por el consumo de estas sustancias. Finalmente, la defensa adujo que la droga incautada no era de importancia. Y es que los cuatro gramos de coca tenían una pureza del 27 por ciento, de forma que, en conjunto, no superaba un gramo de cocaína pura. Y el límite de consumo propio, indicó Fernández González, son siete gramos y medio. Por eso pidió alternativamente que se aplicase la atenuante de drogadicción y se le impusiese una pena de entre año y medio y tres años de prisión, sin expulsarle del país. La Fiscalía mantuvo la pena solicitada inicialmente, al considerar que el dinero que llevaba encima, 85 euros, era producto de la venta de droga, dado que no tenía oficio conocido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído