24 de mayo de 2019
24.05.2019

Un apicultor tinetense de 28 años, causante del gran incendio de Candamo

El Seprona sospecha que el mal uso de un ahumador está detrás del siniestro, que quemó 470 hectáreas
Un total de 26 investigados por incendios en lo que va de año por parte de la Guardia Civil

24.05.2019 | 12:53
Un apicultor tinetense de 28 años, causante del gran incendio de Candamo
Un apicultor tinetense de 28 años, causante del gran incendio de Candamo

Efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón tomaron manifestación en calidad de investigado de un vecino de Tineo como supuesto autor del incendio ocurrido a principios de mayo en Sierra Sollera, término municipal de Candamo. Se trata de F. M. G., un apicultor de 28 años, que habría causado el fuego por el mal uso de un ahumador.

Este incendio, uno de los más importantes en lo que va de 2019, con una superficie quemada de unas 470 hectáreas de arbolado y monte bajo, causó cierta alarma, ya que los vientos arrastraron la humareda no solo a localidades cercanas, como Salas, Grado, Candamo, Pravia y Soto del Barco, sino a otras situadas a mayor distancia como Gijón o Villaviciosa. Las estaciones de medición de calidad atmosférica instaladas en diversos puntos de la ciudad de Gijón, registraron altas concentraciones de materias en suspensión en la tarde del incendio.

Los fuertes vientos reinantes ese día, de hasta 100 kilómetros por hora, hicieron que el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias activase el Plan Especial de Protección Civil por Incendios Forestales (INFOPA) por el peligro real que suponía el fuego tanto para personas como para bienes en distintas localidades de los municipios de Salas, Grado y Candamo, dificultando además enormemente su extinción, hecho que no se consiguió hasta el día siguiente, 9 de mayo. Solo la lluvia pudo apagarlo.

Las investigaciones llevadas a cabo por el Seprona, en colaboración con las Brigadas de Investigación de Incendios del Principado de Asturias (BRIPA) y la Guardería de Medio Natural de la Dirección General de Biodiversidad, permitieron establecer el foco del incendio en un colmenar de abejas situado en el monte de sierra Sollera, en el término municipal de Candamo, donde el mal uso de un ahumador empleado para el manejo de las abejas provocó las llamas, que avivadas por las fuertes rachas de viento reinante en la zona ese día, dieron origen al incendio forestal.

Tras determinarse el foco del mismo, se localizó al supuesto causante, trabajador del colmenar, F. M. G., de 28 años y vecino de Tineo, procediéndose a su toma de manifestación en calidad de investigado por un supuesto delito de incendio forestal por negligencia. Las diligencias fueron entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Pravia.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en Asturias lleva un total de 26 personas investigadas por incendios forestales en lo que va de año, con una superficie quemada de 2.534 hectáreas. De ellos 13 se les consideran responsables de parte de la oleada de incendios ocurridos a finales del mes de febrero y principios de marzo. Las elevadas temperaturas, unido a la carga vegetal existente en los montes y la sequedad del terreno por falta de lluvias además del viento reinante esos días, hacía que el fuego se propagase fácilmente, siendo difícil su extinción. Es relativamente frecuente que se produzcan oleadas de incendios en Asturias como consecuencias de condiciones climatológicas impropias en los meses de invierno.

Finalizadas las investigaciones se ha podido determinar que las posibles causas que originaron estos incendios no están relacionadas entre sí, siendo en su mayoría imprudencias en quemas agrícolas, tanto para regeneración de pastos como por aprovechamiento forestal. En tres de ellos se estableció como causa el vandalismo.

22 han sido los municipios afectados por estos incendios: Cangas de Onís, Peñamellera Alta, Parres, Cabrales, Piloña, Llanes, Laviana, Cabranes, Ribadedeva, Ponga, Peñamellera Baja, Caravia, Grado, Salas, Candamo, Quiros, Ribera de Arriba, Pola de Allande, Cangas del Narcea, Ibias y Lena constituyendo la superficie quemada unos 2.534 hectáreas de arbolado y monte bajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído