27 de mayo de 2019
27.05.2019
PSOE

Barbón: "Es un resultado extraordinario, Asturias necesita una inyección de ilusión"

"Espero, de corazón, no fallarles", proclama el futuro presidente regional "Ya está bien de pesimismo, Asturias es muy importante", defiende Lastra

27.05.2019 | 04:32
Adrián Barbón celebra la victoria con un compañero de la FSA, en presencia de Dolores Carcedo (a la izquierda) y Alejandro Calvo.
Barbón: "Es un resultado extraordinario, Asturias necesita una inyección de ilusión"

"Esto no para aquí. Tenemos un reto inmenso: hay que dar una inyección de ilusión a Asturias". Adrián Barbón celebró con este mensaje, pleno de optimismo, un resultado que no vaciló en calificar de "extraordinario". Veinte diputados, la misma cifra que logró su admirado Pedro de Silva hace algo más de tres décadas y a la que los socialistas asturianos no se acercaban desde las autonómicas de 2007 pese a las dos victorias sucesivas de Javier Fernández en 2012 y 2015, mucho más ajustadas.

El discurso de Barbón, al filo de la medianoche, combinó la primera valoración de urgencia sobre una victoria rotunda sobre el resto de sus rivales con referencias personales y emotivas. Recordó a los dos presidentes socialistas, fallecidos, Rafael Fernández y Vicente Álvarez Areces, y a "Joaqui", un afiliado fallecido de las Cuencas "que trabajó muy duro en la anterior campaña electoral", la de las generales, una alusión que emocionó en el salón de actos de la Ería.

El gran vencedor de la noche electoral en Asturias rehuyó un tono triunfalista en su primera intervención, que demoró hasta que no saliera la nueva jefa de la oposición, Teresa Mallada. "Hoy iniciamos una nueva página de la historia del socialismo en su relación con Asturias y lo hacemos más fortalecidos y recuperando esa conexión, siendo conscientes de que tenemos que garantizar el futuro". El futuro presidente del Principado lanzó un órdago a los otros seis partidos con los que el PSOE dará forma al parlamento asturiano de la oposición más atomizada. Los socialistas doblan en escaños a los populares, el segundo partido más votado. "Espero que el resto de los partidos dejen de pensar en el desgaste del contrario y empiecen a pensar más en el futuro de Asturias", planteó un Barbón tranquilo, cuyo rostro era el reflejo de una victoria incontestable, más de dos puntos por encima de la rotunda victoria conseguida en las generales del pasado 28 de abril.

Era un momento para la celebración. Barbón eludió hablar de pactos en la noche electoral, un análisis que comenzará hoy en la reunión que presidirá de la ejecutiva autonómica pero, de entrada, garantizó "estabilidad a Asturias e influencia en el Consejo de Ministros". Para acabar señaló el activo del PSOE: "Tenemos un proyecto político que sueña Asturias, que no renuncia a avanzar. Sabemos que tenemos problemas. No lo ocultamos. Pero sobre todo tenemos que darle una inyección de ilusión a nuestra Asturias. Hay muchas más posibilidades de las que cree la gente", subrayó el cabeza de lista, que agradeció las llamadas que le hicieron anoche el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente ya en funciones del Principado, Javier Fernández. Una línea argumental a la que también recurrió la vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra: "Ya está bien de pesimismo y de que Asturias es periférica. Asturias es muy importante a nivel nacional. Tiene influencia en el Gobierno y en el Consejo de Ministros".

Atrás quedaban tres horas en las que el escrutinio siempre roló a favor del PSOE pese a que, sucesivamente, los "número uno" por el Oriente, Gimena Llamedo, y por el Occidente, Marcelino Marcos Líndez, apelaron a "la prudencia". También Juan Cofiño, número tres en la circunscripción central y uno de los diputados llamados a tener renovado protagonismo en las filas socialistas, hacía votos por la cautela cuando la victoria en las autonómicas ya estaba encarrilada. Cofiño no vaciló en atribuir la victoria a "un PSOE renovado que ha sabido entroncar las esencias del partido y adaptarse a los nuevos requerimientos de la sociedad española y asturiana".

Barbón acabó con un deseo para la etapa que está a punto de iniciar: "Espero de corazón no fallarles (...) Para construir la mejor Asturias tenemos mucha hambre de futuro".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook