04 de junio de 2019
04.06.2019

El titular del tunel de Anes, en Siero, sancionado por usar agua sin autorización

Las prácticas irregulares de la Fundación Barredo habían sido denunciadas por la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies

04.06.2019 | 10:41
Nubes de humo en el túnel de Anes

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha sancionado a la Fundación Barredo, titular de un centro experimental de San Pedro de Anes en Siero, por carecer de autorización administrativa para usar el agua publica, tal y como denunció la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies. Para realizar esa actividad la empresa pública consume agua que procede de la fuente de El Panizu, sin contar autorización para este uso a pesar de hacerlo desde hace ya varios años.

"Lo que si sabemos por los vecinos tuvieron que cambiar la captación originaria cuando empezó a funcionar el centro", señaló el colectivo conservacionista, que ha añadido: "No deja de sorprender que en 14 años de funcionamiento ninguna administración se haya molestado en indicar que estas instalaciones, que costaron varios millones de fondos mineros, carecían de autorizaciones y medios anti contaminación, y que tenga que ser un pequeño grupo como es la Coordinadora Ecoloxista la que descubra las numerosas irregularidades que tiene".

Esta instalación pública de investigación funciona desde 2005 y se destina al ensayo a escala real de fuego en el interior de túneles. La Fundación Barredo, que acumula denuncias en los últimos años por carecer de cualquier medida para paliar la contaminación que genera en el proceso, tanto en el aire, como en el agua, según la Coordinadora.

"Estos humos contaminantes producidos por la quema de varios combustibles en el túnel (gasóleo, gasolinas, madera, pajas), afectan a todas las viviendas de las localidades de San Pedro de Anes, Llanaces, Huergo, Pañeda, Varé y Carrizal de los concejos de Siero y Noreña. Cada vez que se hacen ensayos, el humo entra en sus casas porque sale por las estaciones de ventilación y salidas y entradas de los túneles, sin tratamiento alguno de depuración, con el consiguiente impacto", ha denunciado el colectivo.

De las inversiones anunciadas por el Principado para este año 2019 en la Fundación, la mayoría es para instalar una depuradora para las aguas residuales, porque "hasta la fecha esta instalación no depuraba las aguas del proceso que se generaba con la consiguiente contaminación, lo que da idea de la precariedad ambiental de esta instalación pública". El Principado, que reconoce esta actividad como "molesta (ruido, vibraciones y emisiones de gas) y peligrosa (exposición a riesgo eléctrico, almacenamiento de líquidos combustibles e incendios provocados), "curiosamente no la tiene recogida en su normativa, traspasando la responsabilidad ambiental al Ayuntamiento de Siero que dio la licencia, le permite funcionar en total precariedad", ha concluido la Coordinadora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído