05 de junio de 2019
05.06.2019

Ochenta graduados dispuestos a empatizar con los más vulnerables

"Cuando trabajéis con niños, inmigrantes o personas dependientes no todos serán iguales; cada uno es diferente, único", subraya José Antonio Prieto, decano de la Facultad Padre Ossó

05.06.2019 | 00:52

Un llamamiento a la empatía dirigido a 80 titulados universitarios muy vocacionales que pronto empezarán a trabajar con algunos de los colectivos más desfavorecidos de la sociedad. Ésta es la síntesis del mensaje que ayer lanzó José Antonio Prieto Saborit, decano de la Facultad Padre Ossó -centro adscrito a la Universidad de Oviedo-, en la ceremonia de graduación de 80 alumnos -mujeres en un 90 por ciento- de las cuatro titulaciones que imparte: Educación Social, Terapia Ocupacional, Maestro en Educación Infantil y Maestro en Educación Primaria.

"Cuando trabajéis con niños, inmigrantes o personas dependientes no todos serán iguales; cada uno es diferente, único", subrayó el decano, quien añadió que "la empatía nos permitirá construir una sociedad mejor". Prieto Saborit elogió a los nuevos titulados: "No todo el mundo tiene la valentía o la vocación de cursar estudios que inevitablemente os llevarán a interactuar con colectivos vulnerables".

Aunque la Facultad Padre Ossó está emplazada en Oviedo, en el edificio del Seminario Metropolitano, el acto de graduación se celebró en el Palacio de Congresos del recinto ferial Luis Adaro, de Gijón. Asistieron el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda; la directora general de Universidades e Investigación del Principado, Cristina Valdés; el rector del Seminario Metropolitano de Oviedo, Sergio Martínez; y el decano de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación de la Universidad de Oviedo, Celestino Rodríguez.

La intervención de José Antonio Prieto fue seguida un recital a cargo de Yasmina Álvarez, poetisa y profesora de la Facultad Padre Ossó, quien declamó algunos pasajes de su libro "Los versos que nunca os dije", acompañada a la guitarra por Lara Sánchez, alumna del Conservatorio Superior de Música "Martínez Torner", de Oviedo. A continuación, se procedió a la imposición de becas a los graduados de la promoción 2015-19.

En nombre de los alumnos, ejerció de portavoz la delegada del grado en Terapia Ocupacional, Marina Álvarez Alonso: "Este acto marca un punto de inflexión en nuestras vidas. Ha pasado todo muy rápido desde aquel día en que tocaba conocer a 50 desconocidos, esos compañeros que acabaron siendo pilares fundamentales en nuestra vida", destacó.

Cristina Valdés, directora general de Universidades, enumeró una serie de "deseos" para los flamantes graduados, entre ellos "que aprender se convierta en vuestra meta diaria" y "que la felicidad de hoy se multiplique y perviva durante el resto de vuestras vidas".

El Rector citó a Séneca: "Estudia, no para saber un cosa más, sino para saberla mejor". Y añadió García Granda: "Hoy es un día de alegría donde se olvidan los sinsabores que se hayan podido vivir en estos cuatro años. Siempre os consideraremos miembros de la comunidad universitaria".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído