08 de junio de 2019
08.06.2019

Asturias, a la cabeza del país en la lucha antitabaco con inspecciones y multas

La Consejería de Sanidad apoya que se prohíba fumar en el coche La Agencia de Consumo impuso esta legislatura sanciones por 2,8 millones

08.06.2019 | 00:09
Fernando del Busto y Rosa Urdiales, en la presentación de la memoria.

"Asturias está en la parta alta, por no decir que la encabeza, en las inspecciones y sanciones para que se cumpla la legislación" en la lucha antitabaco, aseguró ayer la directora de la Agencia Regional de Sanidad Ambiental y Consumo, Rosa Urdiales. El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, fue más allá y aseguró que el Principado colaborará si se decide prohibir que se fume en los coches particulares. "Si tenemos una prohibición absoluta de conducir con el móvil, llevar un cigarrillo igual es aún una mayor complicación al volante", afirmó.

Fumar en el coche no es solo una cuestión de seguridad vial, sino también de salud, "porque la contaminación y toxicidad del tabaco se queda pegada a la tapicería, al techo... Esta Consejería coincide en que hay que trabajar por todas las medidas posibles en la lucha contra el tabaco, y también trabajará por la prohibición en el automóvil", añadió el consejero de Sanidad.

"Hace unos años se habló de prohibir fumar en locales públicos y fue un 'boom' total; iba a disminuir el consumo, caerían en picado los ingresos, cerrarían los bares... Pues lo que ha disminuido es el número de pacientes y de fumadores", remarcó Del Busto.

Así que los controles antitabaco se mantendrán con la misma intensidad, porque "no se puede pedir que se cuide la salud y no cumplir con la ley", afirmó Urdiales.

La directora de la Agencia Regional de Sanidad Ambiental y Consumo presentó la memoria de actividades correspondiente a 2018, que se saldó con la tramitación de 575 expedientes sancionadores que conllevaron sanciones por importe de 703.800 euros. Si se tiene en cuenta el conjunto de la legislatura, el número de expedientes ascendió a 2.004, con multas que en los últimos cuatro años han sumado un montante global de 2.851.070 euros. Del total de expedientes sancionadores tramitados el año pasado, la mayoría, 226, estuvieron relacionados con el tabaco; 195 correspondieron al área de consumo; 153 a la seguridad alimentaria y uno a la sanidad ambiental.

La memoria de actividades recoge que a lo largo de 2018 el área de consumo atendió 2.516 denuncias -un incremento importante que se explica por las denuncias relacionadas con iDental-, llevó a cabo doce campañas de control de mercado y 2.543 inspecciones.

Rosa Urdiales destacó la labor realizada en materia de arbitrajes, que se elevaron a 489, la mayoría de ellos (71,5 por ciento) relacionados con empresas de telecomunicaciones. También se gestionaron 3.004 notificaciones de productos inseguros y se retiraron 121.380.

En el apartado de preparación, distribución y consumo de alimentos, destacan las 8.570 visitas de control que se realizaron a 7.738 establecimientos, la inspección de 25.617 toneladas de carne en los quince mataderos de Asturias y el análisis de 588 muestras.

La Agencia también gestionó el año pasado 250 alertas alimentarias y 521 informaciones, retiró del mercado 48 productos insalubres, fundamentalmente de origen animal -sobre todo pescado-, y tramitó 206 denuncias de consumidores relacionadas con la seguridad de los alimentos.

En el área de sanidad ambiental se hicieron 186 inspecciones y 649 controles en instalaciones de riesgo de legionela e impulsó 196 inspecciones en centros de bronceado, 34 en establecimientos y servicios de biocidas y 47 en campamentos turísticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook