12 de junio de 2019
12.06.2019

La escasez de médicos en las alas obliga a limitar contratos en urgencias de hospitales

El Sespa prioriza la cobertura de los centros de salud más alejados, pero los facultativos cesantes tras el concurso de traslados rechazan esta opción

12.06.2019 | 00:51
La escasez de médicos en las alas obliga a limitar contratos en urgencias de hospitales

Los médicos de familia escasean, y la mayoría de los que hay no quieren trabajar en las zonas más apartadas de Asturias. El mismo Servicio de Salud (Sespa) acaba de reconocerlo incluso en el "Boletín Oficial del Principado de Asturias" (BOPA): el déficit de facultativos de atención primaria es "acuciante" en determinadas áreas de la región, particularmente en las más alejadas del centro. Y esta situación amenaza con agravarse aún más en los próximos meses, con motivo de las vacaciones de verano de los facultativos.

Para dar respuesta a esta situación, la Administración sanitaria ha decidido centralizar de forma temporal la bolsa de empleo y las contrataciones, retirando temporalmente esta competencias a las gerencias de las áreas sanitarias. Asimismo, el Sespa ha optado por aplazar hasta después del verano el disfrute de parte de los permisos a los que tienen derecho una serie de profesionales que acaban de cambiar de plaza en virtud de un concurso de traslados.

En situaciones de escasez sucede que para vestir a un santo hay que desvestir a otro. Como consecuencia de la voluntad del Sespa de cubrir los centros de salud más apartados, los servicios de Urgencias de los hospitales asturianos están viendo mermadas sus posibilidades de contratar médicos para sustituir durante las vacaciones. Estos servicios suelen nutrirse en verano de facultativos que acaban de concluir su periodo de formación como residentes. "En estas circunstancias, será muy difícil que podamos mantener la calidad de la asistencia", declararon ayer a este periódico algunos especialistas en urgencias hospitalarias.

Otro colectivo que se considera perjudicado por las medidas "extraordinarias" del Sespa son los médicos cesantes tras el concurso de traslados que acaba de ejecutarse en Asturias. Este colectivo procede del siguiente mecanismo administrativo. Los médicos con plaza en propiedad que habían solicitado cambio de destino llegan a la plaza pedida, y los interinos que la ocupaban han de dejarla y solicitar otra.

Lo malo de esta situación, señalan estos últimos, es que la nueva plaza puede perjudicarles. Más en concreto, llevarles a otra zona de Asturias, con bastantes probabilidades de que sea en una zona apartada de la región, opción que rechaza la mayoría de los facultativos.

Así resumen su versión de los hechos los médicos cesantes: "Como consecuencia de la falta de gestión y nefasta planificación, se pueden ver muy mermadas tanto las condiciones laborales de los profesionales de muchos años de antigüedad, como los servicios de atención sanitaria al ciudadano durante las próxima fechas y en adelante".

Hoy miércoles, a partir de las 10.00 horas, los facultativos demandantes de empleo podrán elegir entre las plazas ofertadas "atendiendo al orden de puntuación" e independientemente de las áreas en las que han solicitado un puesto. Estos contratos tendrán vigencia hasta el 31 de diciembre, como muchos otros que ya están en vigor.

A la cita de esta mañana están convocados los médicos que acaban de terminar su periodo de residentes, y también los facultativos que han sido desplazados por el concurso de traslados. En algunos ambientes sindicales se teme que el Sespa otorgue plazas rotatorias, en las que un médico tenga que ir de un lugar a otro en función de las necesidades asistenciales de cada momento. Fuentes de la Administración explicaron a LA NUEVA ESPAÑA que esta modalidad no está sobre la mesa. Y agregaron que todas las decisiones publicadas anteayer lunes en el BOPA "están pactadas con los sindicatos".

Otra medida adoptada por el Sespa, y también publicada en el Boletín del Principado, es que los médicos que se trasladan de plaza sólo puedan disfrutar ahora de siete días del permiso que les corresponde por el traslado. En unos casos, el permiso es de quince días, y en otros, de un mes, en virtud de una norma aplicable a los profesionales sanitarios cuya generosidad difícilmente tendrá parangón en ningún colectivo profesional.

Por poner un ejemplo gráfico. Un médico trabaja en un centro de salud del área de Avilés, pide el traslado a un centro de las áreas de Oviedo o de Gijón, y dispone de un mes de permiso antes de incorporarse a su nuevo destino. Incluso aunque ese cambio no le haya originado mudanza alguna de domicilio.

El Sespa tiene previsto modificar esta norma para reducir en adelante los permisos derivados de traslados. Máxime si se tiene en cuenta que el compromiso del Principado es ejecutar dos traslados al año con el sistema "abierto y periódico" que acaba de estrenarse y que ya está dando dolores de cabeza a las autoridades sanitarias de la región.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook